QUÉ SE DICE

CLAUDIO ACOSTA
c.acosta@hoy.com.do
Cabildos respondones.-  Todo indica que estamos a las puertas de  un interesante debate, de carácter jurídico-institucional, luego de que el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL) expresara su preocupación, a través de una carta pública, por las denuncias que está recibiendo sobre cobros de arbitrios,

tasas  y otros impuestos por parte de algunos  ayuntamientos a empresas de telecomunicaciones que operan en sus demarcaciones, lo que en la lógica del INDOTEL y su presidente, el doctor José Rafael Vargas, no solo constituye una acción ilegal sino que se convierte también en fuente de perturbación del buen clima de inversiones que debe predominar en un país que, como República Dominicana, desea convertir la inversión extranjera en fuente  de crecimiento y desarrollo. La carta pública de INDOTEL ha provocado la inmediata reacción de la Federación Dominicana de Municipios, que agrupa a todos los cabildos del país,  que ha salido al ruedo a defender su derecho a imponer arbitrios porque así lo establece la Ley 176 del 2007, y lo mismo ha hecho la Liga Municipal Dominicana, institución rectora de los ayuntamientos, que si bien anunció que procederá a indagar la denuncia del Indotel recordó que la nueva ley municipal “confiere a los ayuntamientos y las salas capitulares facultades para aplicar arbitrios”. Es difícil determinar, desde la tranquila comodidad de las gradas, quién tiene la razón y quién no la tiene en este caso, pues si bien resulta  claro el rol que la ley le asigna  al INDOTEL  como ente regulador del sector de las telecomunicaciones, también resulta cuesta arriba aceptar que los gobiernos locales tengan que renunciar a un derecho que ha sido  consustancial a su naturaleza institucional como lo es fijar tasas y arbitrios. Algún punto de encuentro debe producirse, sin embargo, que concilie ambos intereses y puntos de vista, pues tan importante es mantener un adecuado clima de inversiones en el país  como preservar la institucionalidad de los ayuntamientos y sus atributos más importantes: autonomía e independencia.