Qué se dice

A la defensiva.- Es cierto. Tres días (que se vencían ayer) es demasiado poco tiempo para que los sectores interesados –organizaciones de la sociedad civil, grupos comunitarios y personas individuales– puedan hacer aportes ponderados, discutidos y analizados al borrador del Plan de Regularización de Extranjeros en Situacion Migratoria Irregular presentado por el gobierno a la población para su conocimiento y socialización. El Centro Bonó pidió al Ministerio de Interior y Policía que, en atención a esas razones, amplíe el plazo para poder presentar sus propuestas y observaciones. ¿Por qué tanta prisa si llevamos décadas dándole largas, de manera irresponsable, a esa regulación? Resulta ya obvio que el presidente Danilo Medina, que inexplicablemente decidió echarse encima ese problema en lugar de permitir que sea la Cancillería la que salga a defender por el mundo la validez de la sentencia del Tribunal Constitucional, empieza a resentirse de las presiones internacionales, como ha quedado evidenciado en las concesiones que hace en el borrador del Plan de Regulación. Pero sancochar la discusión y socialización de ese plan es la peor respuesta que puede dar a esas presiones, como también hay que interpretar la visita que hará al país el próximo lunes una delegación de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) que intentará convencer a las autoridades dominicanas de que se suspenda su aplicación. Todo esto, por supuesto, pudo haberse evitado, pero sería un ejercicio inútil y poco productivo seguirle reprochando a los jueces que parieron (por cesárea desde luego) esa sentencia que para resolver un problema crearan otro mucho más grande y complicado. Pienso que en el punto en el que nos encontramos a lo mas que podemos aspirar es a que el gobierno, que luce desbordado por la situación y a la defensiva, pueda salir del atolladero en el que nos metió esa sentencia con la dignidad mas o menos intacta.