Qué se dice

Claudio Acosta

¿Catástrofe anunciada?.- Con un sistema hospitalario que se cae a pedazos, donde escasean hasta los insumos más elementales como los “baja lenguas”, las declaraciones del infectólogo Clemente Terrero, quien proyecta que al menos siete millones de personas serán infectadas con la chikungunya, suenan a catástrofe anunciada. El doctor Terrero basa su sombrío pronóstico en que la población dominicana no ha desarrollado inmunidad contra el virus, tampoco existe una vacuna que contrarreste su rápida propagación y, para colmo, está resultando difícil combatir con eficacia los criaderos del mosquito que le sirve de vector. A propósito de los hospitales, cuyas emergencias estaban ayer abarrotadas por personas afectadas por la enfermedad, Terrero insistió en lo que mucha gente, sin ser especialista ni cosa que se le parezca, empieza ya a sospechar: que el país no cuenta con suficiente capacidad instalada para atender la sobre demanda que se le viene encima si la chikungunya se sigue propagando, como hasta ahora, de manera exponencial. ¿Qué harán las autoridades de salud para conjurar la situación? Ojalá sea mucho mas que lo que han hecho hasta ahora: atribuir las denuncias sobre el estado calamitoso de los hospitales, su desabastecimiento crónico, a una “conspiración” para hacer saltar de su cargo al ministro, el doctor Freddy Hidalgo. ¿Pero quién dirige esa “conspiración”? ¿Los médicos que han denunciado, de manera responsable, las carencias y precariedades conque trabajan? ¿Los periodistas y los periódicos que se hacen eco de esas denuncias? ¿El Colegio Médico Dominicano, actualmente bajo control del PLD? Y la pregunta mas importante: ¿podemos confiar en que la crisis gerencial que ha precipitado el colapso del sistema hospitalario será superada antes de que se cumpla la catástrofe anunciada por el doctor Terrero?