Qué Se Dice. Por sus hechos los conoceréis

Claudio Acosta

El Ministro de Educación, Antonio Peña Mirabal, volvió a la carga con sus denuncias de abultamiento de la nómina por parte de la anterior administración, que tan solo en febrero pasado designó a dos mil nuevos empleados, quejándose de que el arquitecto Andrés Navarro le dejó de herencia mas de cien escuelas paralizadas sin justificación, cerca de ocho mil maestros nombrados sin concurso, y falta de insumos básicos en los centros educativos como consecuencia de las “distorsiones” administrativas que encontró. “Yo recibo diariamente muchas informaciones de escuelas con esos problemas, cosas que no deberían estar ocurriendo, y mas que denunciarlo, se lo he informado a la opinión pública que tiene que conocer eso, porque ese 4% fue una lucha de toda la sociedad, no fue de nadie en particular; fue de los medios de comunicación, de los sectores productivos, de los maestros… Entonces es un mal servicio que se le da al país cuando ese presupuesto, que para mi es sagrado, se utiliza de esa manera.” ¿Cómo no estar de acuerdo con el Ministro y sus razones para “poner orden en la casa”? Es una lástima que Navarro desperdiciara la oportunidad de responder esas denuncias que le ofreció Roberto Cavada en la entrevista que le realizó en Telesistema, donde escogió salirse por la tangente en lugar de defender o justificar sus actuaciones como funcionario público. Porque si es verdad que llenó Educación de botellas, denuncia que ayer confirmó la presidenta de la ADP Xiomara Guante, le dio un uso inadecuado a los recursos del 4%. ¿Quién garantiza que no hará lo mismo desde la Presidencia de la República, desde la cual se pueden cometer todas las diabluras del mundo “y un chin mas”? No soy yo quien debería recordarle al hoy aspirante presidencial que son nuestras acciones, no nuestras palabras por mas bonitas que suenen, las que definen lo que somos y podemos llegar a ser, que en su caso parece que será mas de lo mismo.