Qué se dice: “Traicionado” por la sociedad civil

Claudio Acosta

Aunque no se atrevan a decírselo  en su cara en el entorno del presidente Danilo Medina hay gente a la que le gustaría enrostrarle  al mandatario un  “se lo dije”, a propósito  de las declaraciones  de los ministros de  Economía  y Energía y Minas, Isidoro Santana y Antonio  Isa Conde, con las que se desmarcaron  de la reelección, un pecado que dentro y fuera del PLD  se atribuye el hecho de que ambos pertenecen a la sociedad civil y por lo tanto no les importa ni les duele lo que les ocurra al partido de gobierno y sus líderes. Y como  no son peledeístas ni comesolos, ni le deben obediencia ciega al credo danilista-reeleccionista que trata de imponerse en el PLD, están en completa  libertad de expresar  su opinión sobre el tema, pues como se han cansado de  repetir  los voceros del gobierno y sus entusiastas corifeos en este paraíso tropical no hay espacio para una dictadura.  Pero lo que mas ha molestado al danilismo no ha sido  su opinión sino el momento que  escogieron para expresarla, tan conveniente a la causa antireeleccionista, que  a decir verdad es también la causa del 68% de la población que según las encuestas le ha expresado su rechazo,  que ha provocado   comprensibles suspicacias. Por eso no han faltado los seguidores del presidente Medina que se refieren a esas declaraciones como “actos de traición”, ni  quien los mande a callar  como el Ministro de Obras Públicas Gonzalo Castillo, quien dijo que deberían renunciar  los funcionarios que no comparten la idea de la reelección del gobernante. Lo irónico del caso es que aunque fuera  su deseo  por considerar que traicionaron su confianza  al mandatario no le conviene cancelarlos, como quisieran muchos danilistas, a menos que quiera convertirlos en víctimas de la reelección, que es lo mismo que decir de  su ambición de poder. De una ambición tan grande, y tan  desmedida, que no le importa pasarle por encima a la Constitución.