Qué  se dice

De guardias y policías.- La existencia de miles de guardias y policías ofreciendo servicios muy ajenos a sus  responsabilidades a funcionarios públicos, pero sobre todo a civiles y particulares  (cantantes, periodistas, empresarios, faranduleros y un largo etcétera), es un problema viejo en este país, lo que simplemente  quiere decir que a ningún gobierno, hasta ahora, le ha interesado resolverlo.

 A las administraciones  del doctor Leonel Fernández Reyna no le faltaron ganas ni anuncios, fanfarria incluida, de hacer regresar a sus cuarteles o enviarlos a realizar labores de patrullaje preventivo, donde siempre han hecho mucha falta, a todos esos  guardias y policías, y a menos que el doctor Franklyn Almeyda quiera contarle al país  porqué se frustró ese  propósito, quién, qué o quiénes impidieron que se materializara, el fallido intento permanecerá  como un secreto de Estado. Estamos pues, por si todavía no se han dado cuenta, ante algo mal hecho que el gobierno parece empeñado en corregir, otra excelente ocasión de  poner a prueba la voluntad del presidente  Danilo Medina de honrar del eslogan que inspira su gestión.

Solidaridad.- Hay que celebrar y aplaudir  el gesto solidario y generoso  del presidente Danilo Medina con el vecino Haití, donde ordenó el envío de cinco cocinas móviles para proveer de alimentos a las familias afectadas por el paso de la tormenta  tropical Isaac, cada una con capacidad para  producir diariamente 7,500 raciones de alimentos cocidos. Hay que recordar, sin embargo, que  también en materia de solidaridad quien puede lo mucho  puede lo poco, por lo que no hay ninguna razón por la cual  en el sector  de  La Barranquita,  como quien dice a tiro de piedra del Palacio Nacional, todavía no se haya hecho   presente la solidaridad  oficial, pues muchos  de sus residentes están literalmente pasando hambre   a la espera de una ayuda que  tarda demasiado en  llegar a pesar de que no están tan lejos.