Qué se dice

No pocos munícipes se sienten preocupados por cierta tendencia de autoridades –tanto de Obras Públicas como de los ayuntamientos de la provincia de Santo Domingo y el Distrito Nacional- a dar prioridad al embellecimiento urbano incurriendo en exageraciones pues a veces lo que se hace es consumir recursos que podrían justificrse mejor empleándolos en la solución de problemas verdaderamente urgentes. Un ejemplo: La parte de la avenida Mella que penetra al barrio de Santa Bárbara (zona de interés turístico en la que nació el patricio Juan Pablo Duarte) está en ruina. Aquello da pena. El pavimento se ha deteriorado significamente lo mismo que las aceras, lo que refleja mucho descuido. Sin embargo, el gobierno de la ciudad se muestra activo y efectivo en la demolición de aceras e isletas de avenidas de otros lugares que aún estando en condiciones aceptables se prefiere incurrir en gastos para tener que hacerlas de nuevo. En período de vacas flacas cada inversión debe sopesarse muy bien. Están equivocadas las autoridades si creen que van a impresionar a la ciudadanía haciendo obras para el lucimiento de algunos sitios, mientras en otros se carece de lo esencial.

[b]En poder de la verdad[/b]

La crisis del sistema bancario tiene su historia secreta pero hasta ella han penetrado, seguramente, investigadores del Fondo Monetario Internacional y del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. En el marco del primer acuerdo con el FMI se anunció que cincuenta inspectores internacionales evalurían el sistema financiero dominicano, un experticio en el que tienen que haberse localizado los agujeros y omisiones que, a través del tiempo, caracterizaron las operaciones de los bancos y la supevisión oficial. La ambiciosa investigación –cubierta por la discreción y el secreto diplomático- estuvo orientada a desentrañar falsedades en las relaciones de las entidades de crédito y sus clientes que dieron pie a las mayúsculas quiebras. Quienes llevaron a cabo esa revisión a fondo del sistema crediticio tienen que haber establececido con minuciosidad los grados de responsabilidades de los últimos gobiernos en la génesis y las fases posteriores de complicidad que condujeron al desastre. Si el FMI y EU quieren transparencia judicial, que digan lo que saben sobre este asunto.

[b]¿Qué trae el carnaval?[/b]

Cada época deja su influencia sobre la fiesta de las comparsas y las carrozas que año por año tiene lugar a lo largo de la avenida George Washington. Aún en los tiempos difíciles de los primeros gobiernos de Balaguer, el desfile de carnaval incluía la protesta social con escenificaciones populares contra la represión y la corrupción. Hoy es un buen día para comprobar si la creatividad y el ánimo contestatario de la gente no han decaído. Habiéndose vivido el peor proceso inflacionario de la historia, y por tanto la más brutal depreciación del peso, esta tarde no deberían faltar las comparsas que por lo menos reflejen la indignación y los pesares de los humildes ante el alto costo de la vida. El acelerado proceso migratorio ilegal de este año, que supera todas las marcas de las cifras de viajes al exilio económico, debe haber resultado una fuente inspiradora para participantes en el carnaval. Veremos.