Qué se dice

Participación Ciudadana, ni corta ni perezosa, ha explicado cómo y en qué emplea los recursos que recibe para financiar sus actividades, apenas 48 horas después de que el presidente Mejía insinuara que la organización está haciendo un uso incorrecto de esos fondos. En un comunicado publicado en los principales diarios nacionales, el movimiento cívico no solo defiende el uso que da a esos fondos, que emplea -según explica- en desarrollar programas destinados a promover los valores democráticos a distintos niveles de la sociedad, sino que también pone a disposición del mandatario, o de cualquier persona interesada, su página web del internet, donde se ofrecen detalles pormenorizados sobre su utilización. Participación Ciudadana ha probado, con su oportuna aclaración, que tiene sus cuentas claras y al día. Falta ahora que el gobierno, en un gesto de reciprocidad, actúe con la misma transparencia, ofreciendo pruebas de que no utiliza los fondos públicos para promover la reelección del presidente Mejía, como han denunciado, en forma reiterada, organizaciones de la sociedad civil y partidos políticos de oposición.

[b]Derecho a réplica[/b]

Hay que suponer, con todo lo que está en juego, que el licenciado Tony Raful, secretario de Cultura, hará uso del sagrado derecho a réplica que le asiste en el caso de la denuncia de Carlos Dore Cabral de que el gobierno inauguró, con la presencia del presidente Mejía y el director general de la UNESCO, Koichiro Matsuura, la Casa de la UNESCO, a pesar de que ya había sido inaugurada, de manera oficial, el 15 de diciembre de 1998, durante el gobierno del doctor Leonel Fernández Reyna. La situación, que el ex Director de Análisis y Estrategias de la Presidencia del pasado gobierno califica como una “burla a la historia”, ha sido la comidilla del día en el activo mundo cultural criollo, que desde ya anticipa un farragoso debate, pluma en ristre, con el denunciante y el denunciado como sus principales protagonistas. Aunque, a decir verdad, solo haría falta un simple pero convincente desmentido asegurando que ese “fraude político y moral”, como también lo llamó el dirigente peledeísta, nunca se produjo.

[b]En el aire[/b]

La directora ejecutiva del Consorcio Empresarial Aeropuertos Dominicanos siglo XXI, Astrid Díaz Menicucci, lo ha dicho con total claridad: el aeropuerto Las Américas carece, en estos momentos, del espacio requerido para manejar adecuadamente los vuelos de Herrera, que por disposición de las autoridades aeronauticas deberán trasladarse dentro de algunos días a El Higuero, a pesar de que esa terminal todavía carece de la certificación internacional que permita su operación. Las declaraciones de la ejecutiva de AERODOM, que publica Diario Libre, significan otra vuelta de tuerca para los empresarios que operan en Herrera, cada vez más convencidos de que el futuro del negocio al que han dedicado gran parte de sus vidas sigue, literalmente, en el aire.