QUÉ SE DICE

Pérdidas.-Como lo mucho hasta Dios lo ve, no ha perdido tiempo el fiscal del Distrito Nacional, Alejandro Moscoso Segarra, para salir raudo y veloz a explicarle a la opinión pública las razones del retiro de la acusación contra la ex directora de Aduanas Anissia Rissi, acusada de participar en un fraude de más de mil millones de pesos en perjuicio de esa institución:  la “pérdida”, junto a otras piezas claves del expediente,  de la auditoría  realizada a la gestión de la principal inculpada.

Si eso fue lo que pasó, cosa que nadie a estas alturas se atrevería a  dudar, es obvio que el Ministerio Público, como bien dice el doctor Moscoso Segarra, no  va a ir a los tribunales a pasar verguenza con un expediente sin sustentación, por lo que no hay más remedio que aceptar como  válidas  las explicaciones del funcionario. Por supuesto, que sepa el Fiscal del Distrito Nacional –por si todavía no se ha dado cuenta– que en este triste episodio, donde se han puesto   al desnudo, una vez mas, las vergonzosas debilidades de nuestro sistema de administración de justicia, se ha perdido mas, muchísimo mas, que esos mil millones de pesos que se fueron por el desaguadero.  

 Desarme.- Talvez sea oportuno que el Procurador General de la República y el Secretario de Interior y Policía se junten, discutan y se pongan de acuerdo respecto a la política que se seguirá frente a la gran cantidad de armas de fuego en manos de la población civil, situación que ha disparado la violencia a niveles alarmantes, al extremo de que las autoridades ejecutarán una plan de desarme, a modo de globo de ensayo, para  la temporada navideña.

Tanto  Radhamés Jiménez como  Franklyn Almeyda  coinciden en que todas esas armas en las calles se han convertido en una fuente de perturbación social, y mas que nada en que se trata de un  problema que  urge enfrentar cuanto antes. El principal obstáculo está en cómo hacer ese desarme sin que  implique dejar a la población indefensa frente a una delincuencia muy bien armada, pero ese no  puede ser un problema sin solución para gente que cobra tan buenos salarios para  servir a su país.