Qué se dice

http://hoy.com.do/image/article/671/460x390/0/A73B0C0E-6B40-4F62-9C44-B7ED71FDDC38.jpeg

Tapaboca.- Nada refleja mejor la verdadera naturaleza del PLD, cuna del comesolismo, que el tapaboca del Presidente del Senado y Secretario General peledeísta, Reinaldo Pared, a las voces disidentes que dentro del oficialismo se han sumado al debate generado por los cuestionamientos al director de Informática de la Junta Central Electoral, Franklyn Frías.

No sé si los senadores peledeístas Euclides Sánchez, representante de La Vega, y Carlos Castillo, de San José de Ocoa, se darán por aludidos y   recogerán sus declaraciones exigiendo la renuncia del funcionario en aras de rodear de mayor  transparencia el proceso electoral, pero cuesta  aceptar que dos Senadores de la República permitan que se les trate como  borregos, y que nadie me hable de disciplina partidaria o de cualquier otra coartada  con las que se pretende enmascarar la  sumisión exhibida por el llamado “Congreso para el progreso”, vergonzosamente obsecuente a  las directrices del Poder Ejecutivo, las  líneas bajadas desde el  partido morado o los designios del  Príncipe.

¿Será el mismo?-  No es por nada, pero cualquiera diría que el  “padre de la educación dominicana”, como definió la doctora Margarita Cedeño de Fernández, Primera Dama y candidata  a la Vicepresidencia  por el PLD, al presidente Leonel Fernández, no puede ser el mismo que tozudamente se niega a cumplir con la ley que asigna un 4% del PIB a la inversion en educación, y que encima justifica esa resistencia con argumentos  de distracción que se salen por la tangente. Pero nadie puede culpar a Margarita por tener en tan alta consideración a su marido, ni siquiera en tiempos de campaña electoral. Claro está, todo al que de alguna manera le preocupa y le duele la calamitosa situación de la educación dominicana o se identifica con la lucha del 4%, en la que la Primera Dama, dicho sea a propósito, no cree, tiene que tomar nota de esa hiperbólica afirmación y sacar conclusiones.