Qué se dice

http://hoy.com.do/image/article/475/460x390/0/9BCA4634-3732-45C8-88D2-11EC2CF64787.jpeg

Productos de exportación.- La agencia española EFE divulgó ayer al mundo la noticia de la introducción en Puerto Rico, de la mano de delincuentes dominicanos arraigados allí, de una modalidad de secuestro por pequeñas cantidades de dinero que tiene como objetivo a sus propios compatriotas, que dada su condición de ilegalidad no suelen denunciar el delito del que son víctimas por temor a ser deportados.

Las autoridades puertorriqueñas se quejan de que los delincuentes criollos han puesto en práctica un modus operandi delictivo “muy habitual” en su país de origen, afirmación que cualquier observador más o menos atento de la realidad nacional o  que pertenezca al programa  Barrio Seguro  dirá que no se corresponde con la verdad, a menos que esos secuestros se estén produciendo en barrios y zonas del país y que el exiguo  rescate exigido por los plagiarios sumado a la percepción de absoluta indefensión que tienen de sí mismos nuestros sectores más depauperados los lleve a pensar que no vale la pena denunciarlos  o querellarse, mucho menos  ante una autoridad  que, con demasiada frecuencia, está del lado de los delincuentes.

Es tarea de las autoridades determinar hasta dónde el “secuestro exprés”, como lo llaman en otros países del continente latinoamericano donde esa modalidad delictiva se ha convertido en una pesadilla para los responsables de velar por la seguridad ciudadana, es un “delito  habitual”  en el país, pero  en lo que se averigua el caso conviene tomar nota del hecho de que, a los ojos del mundo, o por lo menos de los lectores de EFE, el secuestro de poca monta es otro de nuestros  productos de exportación, al igual que  el ron, la bachata o las “bailarinas”  que han hecho “carrera” en la vieja y civilizada Europa.