Qué se dice

http://hoy.com.do/image/article/476/460x390/0/2F8F2A04-CC8B-44B1-8629-18F5F9409EF6.jpeg

Incoherencia.-  “Si la Policía Nacional fuera mejor dotada, mejor capacitada, hubiera menos intercambios de disparos. Con la Policía que tenemos que combatir el crimen a veces tiene que llegar al mismo crimen para reducir el crimen, cuestión que no aplaudimos, no celebramos y quisiéramos poder reducir…”. Son palabras del doctor Franklyn Almeyda Rancier, secretario de Interior y Policía, pronunciadas  durante una rueda de prensa ofrecida el pasado 26 de octubre, la misma rueda de prensa en la que  también declaró que el índice de criminalidad en el país no es menor al 23% debido a la  incapacidad técnica y profesional de  la Policía Nacional, tal y como fue reseñado al otro día por  varios periódicos.

¿Qué ha cambiado  en el comportamiento de esa institución para que poco tiempo después de haber ofrecido esas declaraciones el funcionario se atreva a descalificar el informe de la comisión designada  por la jefatura policial  para investigar la muerte de los supuestos  secuestradores de Eduardo Baldera,  que finalmente  concluyó que ambos fueron ejecutados por los agentes que los tenían bajo custodia? ¿Acaso  no vio el doctor Almeyda, no obstante su amplia difusión en periódicos impresos, digitales y medios electrónicos, a uno de esos supuestos secuestradores  cuando era conducido prisionero, vivito  y coleando,  por una patrulla policial?

¿Qué mosca le picó para que de un tiempo a esta parte haya pasado  de  crítico abierto a  ferviente defensor (o peor todavía; legitimador)  de los desacreditados intercambios de disparos? Hubo un momento en que se consideró al secretario de Interior y Policía  el “carrito chocón” de la administración peledeísta por  su habilidad para abrirle frentes a su gobierno, de ganarle enemigos gratuitos  o enfrascarlo en  pleitos innecesarios, pero cualquier intemperancia del beligerante funcionario es preferible a su falta de coherencia en un tema  crucial para la democracia dominicana y el estado de derecho bajo el cual aspiramos vivir.