Qué se dice: Asomos de campaña sucia

Claudio Acosta

Que 17 de los 34 miembros del poderoso Comité Político del PLD expresaran públicamente su rechazo a las aspiraciones del presidente de la organización, el doctor Leonel Fernández, es un hecho inédito, de carácter  histórico, imposible de pasar por alto, que  además pone en evidencia hasta dónde ha llegado la polarización entre danilistas y leonelistas que ha puesto a prueba de máxina tensión la unidad peledeísta. Sin embargo, la demostración de fuerza del autoproclamado “sector mayoritario” del partido de gobierno no impresionó al envalentonado leonelismo,  que calificó de generales sin tropas a los miembros del máximo órgano de dirección peledeísta que expresaron su “total respaldo” a la candidatura de Gonzalo Castillo. Y aunque ya el “delfín” del presidente Danilo Medina dijo claramente que no piensa pelear con nadie,  que es un hombre de paz y  que hará una campaña decente y respetuosa, sus tropas o gente que cree que con esas travesuras lo “ayudan” a ganar puntos puso a circular ayer   en las redes sociales una fotografía del expresidente  Fernández junto al excónsul en Jamaica Jeremías Jiménez Cruz, quien acaba de ser apresado y presentado ante un juez de la ciudad de Nueva York acusado de traficar cocaína hacia los Estados Unidos y asociarse para lavar el dinero producto de la actividad ilícita. Como solo estamos comenzando es razonable esperar que, en la medida en que la competencia  interna peledeísta entre en calor y se acerque la fecha fatal,  haga su asomo la campaña sucia, como ya ocurrió en el pasado con el famoso Quirinazo, que hasta tuvo una segunda edición definitivamente fallida. Salvo que en esta ocasión, pueden estar seguros,   el envalentonado leonelismo no se quedará de brazos   cruzados ni ofrecerá la otra mejilla;  responderá con la misma moneda, y será entonces el momento de saber  qué tan larga  es la cola que arrastra el exministro de Obras Públicas.