QUE SE DICE
Guardianes municipales

La muerte de un joven baloncestista de San Carlos a manos de policías municipales del Distrito Nacional que la emprendieron a tiros, en medio de una multitud, contra varios choferes a los que perseguían por alegados problemas de tránsito, no puede tomarse como otro hecho de violencia mas sino como lo que realmente es; un dramático llamado de atención a una sociedad que, con demasiada frecuencia, ha preferido aplazar la solución de los problemas antes que plantarle cara y resolverlos tan pronto se hace conciencia de ellos y de los daños que provocan.

Cuando el gobierno se vio forzado, por razones de “gobernabilidad”, a dar marcha atrás a su propósito de disolver las policías municipales de los ayuntamientos se acordó en cambio regular su existencia, para lo que se elaboró un anteproyecto de ley para ser sometido a consideración del Congreso Nacional. Los legisladores no han recibido todavía, hasta donde sepamos, ese anteproyecto, pero en lo que eso sucede los guardianes municipales siguen como chivos sin ley, y a un precio tan alto como la joven y valiosa vida de Héctor Elías del Rosario.

Círculo vicioso

Mientras unos “se la juegan” apostando su vida en una incierta travesía a través del Canal de la Mona o en el tren de aterrizaje de un avión comercial solo por tener la oportunidad de una vida mejor, otros regresan a la tierra de la que alguna vez escaparon derrotados por la circunstancia de tener que vivir de manera ilegal en un país que, como Estados Unidos, ha endurecido drásticamente sus leyes de migración después del 11 de septiembre del 2001. Estadísticas de la Dirección General de Migración revelan que, en los últimos 5 meses, 1424 compatriotas han regresado de manera voluntaria desde Miami, Nueva York, y Mayaguez, en Puerto Rico, pero también desde Panamá, Venezuela y Curazao, con lo que se demuestra que no solo en territorio norteamericano se han puesto difíciles las cosas para nuestros inmigrantes. Eso no evitará, desde luego, que sigan saliendo yolas repletas de dominicanos y dominicanas, incluídos niños y mujeres embarazadas, hacia Puerto Rico, pues se trata de un perverso círculo vicioso que nadie está en capacidad de decir cuándo ni de qué manera lograremos romper.

La encuesta

Las encuestas de Ana María Acevedo han sido fuente de controversias en el Partido Revolucionario Dominicano desde los tiempos gloriosos del fenecido líder José Francisco Peña Gómez. Hay que reconocer, sin embargo, que no han sido pocos sus aciertos, lo que tal vez explique que a pesar del alboroto que generan tanto Peña Gómez como el ex presidente Hipólito Mejía vieran en esos sondeos valiosas herramientas de trabajo. A propósito del proceso convencional perredeísta, en su decisiva recta final, fuentes de esta columna confiaron que Acevedo ya tiene afinados algunos resultados, manejados por las “altas instancias”, que alguna mano generosa ha querido vean la luz pública aunque prescindiendo del detalle de los porcentajes. Según esos sondeos Guido Gómez Mazzara se quedaría corto en la carrera por la Secretaría General del PRD, muy por debajo de Orlando Jorge Mera, en tanto Aníbal García Duvergé, senador por San Cristóbal, ganaría la Secretaría de Organización, escoltado por Darío Castillo. El plato fuerte de la encuesta, empero, está entre Virgilio Bello Rosa y el senador Ramón Alburquerque por la presidencia del partido, pues entre ambos existe un virtual empate que, según la fuente, se definirá a más tardar el jueves de esta misma semana. ¿Acertará en esta oportunidad la señora Acevedo? Si no os desesperais, muy pronto lo sabreis.