QUE SE DICE
Un buen ejemplo

En Tegucigalpa, Honduras, un diputado suplente del Congreso acaba de ser condenado a barrer las calles, durante un juicio que le entabló su ex compañera por violencia doméstica. El legislador desobedeció las medidas cautelares dispuestas por el Juzgado contra la Violencia Doméstica, que decidió endurecer las sanciones contra el diputado Abelardo Díaz al disponer medidas sustitutivas como es cumplir con labores comunitarias, entre las que se encuentra barrer las calles de la ciudad.

En República Dominicana, donde nos gusta tanto imitar lo que se hace en otros países, sobre todo lo mal hecho, podríamos copiar la excelente idea que han tenido en Honduras para castigar una forma de violencia demasiado común entre nosotros, con la ventaja adicional de que serviría para matar dos pájaros de un tiro, como quien dice, pues todos esos abusadores barriendo las calles serían de gran ayuda para quitarnos de encima la plaga de la basura.

Para peledeístas solamente

Estas notas deberían ser de gran interés para los buscaempleos peledeístas, bastante tranquilos por cierto, por lo que deben prestar mucha atención a lo siguiente: el Proyecto de Presupuesto de Ingresos y Ley de Gastos Públicos para el año 2005 incluirá, como parte de los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, la congelación de la nómina pública a los niveles de octubre del 2004. Eso quiere decir, simple y sencillamente, que todo aquel que no logre arreglar su mundo de aquí a diciembre, cuando se espera el Congreso Nacional conozca y apruebe la pieza, cuyo monto se estima en alrededor de 190,000 millones de pesos, se quedará fuera del globo, por lo menos hasta el próximo sorteo. Así que ya lo sabe el inquieto Luis Inchausti y compartes, para que luego, a la hora de los desengaños, no se queje de que nadie se lo advirtió.

Retomando una denuncia

El bloque de senadores del Partido Revolucionario Domimicano ha reclamado una profunda investigación de la agresión a tiros de la que fue objeto la residencia del senador por Santiago Víctor Méndez, que los legisladores atribuyen a “enemigos de la democracia” deseosos de hacerle daño al país. En Santiago, sin embargo, están convencidos de que el ataque fue obra del narcotráfico, muy poderoso en la región, por lo que piden a las autoridades que se indague a fondo la espectacular denuncia que hiciera por la televisión santiaguera, hace poco más de una semana, un joven que se identificó como integrante de una banda de sicarios al servicio del narcotráfico, de que se planeaba asesinar a importantes personalidades del país, entre ellas -precisamente- al senador Méndez. La denuncia, en su momento, mereció poca credibilidad, probablemente por las circunstancias y la catadura del denunciante, desde entonces bajo protección policial, pero al producirse los disparos contra la residencia del legislador las autoridades están obligadas a reexaminar, bajo una luz distinta, lo denunciado por el confeso pandillero.