QUÉ SE DICE
¿CASO CERRADO?

CLAUDIO ACOSTA
c.acosta@hoy.com.do
 Hasta cierto punto es lógico que, en el país más presidencialista de la bolita del mundo, el Presidente  se crea en capacidad de hacer y deshacer a su antojo y libre voluntad gracias, entre otras razones, al célebre artículo 55 de nuestra Constitución, desde la extravagancia clientelista de nombrar a más de treinta vice cónsules en el consulado de la ciudad de Nueva York  hasta creer que puede dar por “cerrado” un caso que, como el de la Sun Land, ya adquirió dimensión internacional dadas sus implicaciones sobre  el acuerdo que el país mantiene con el FMI, con tan solo negarse a hablar del tema.

Como era de esperarse las declaraciones del mandatario han provocado el inmediato rechazo del ingeniero Miguel Vargas Maldonado, candidato presidencial del PRD, quien considera que solo cuando aparezcan los 130 millones de dólares envueltos en la transacción y se castigue  a los responsables  de la operación podrá darse por cerrado. Por suerte la democracia dominicana todavía se sostiene sobre la independencia de los poderes públicos, por lo que el país sigue a la espera del fallo se la Suprema Corte de Justicia sobre el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el PRD contra ese  préstamo, pues solo cuando  nuestro más alto tribunal de justicia emita ese fallo podrá considerarse cerrado el polémico expediente.¿No es así, doctor Subero?

 OBSERVADORES.-

¿Observadores electorales en la UASD? Así como lo lee, y por las mismas razones por las que son convocados, tanto de organizaciones de la sociedad civil como de organismos internacionales especializados en esa tarea, a darle seguimiento a las elecciones presidenciales y congresionales que se celebran en el país: rodear el proceso de una mayor confiabilidad y transparencia. Enma Polanco,  aspirante a la rectoría, ha pedido la presencia de observadores internacionales así como de la JCE en las elecciones de la UASD, debido a supuestas irregularidades detectadas en el padrón electoral. Hace unos días se escuchó al rector de la UASD, Roberto Reyna, pedir a los partidos que saquen sus manos del proceso electoral de la más antigua universidad del Nuevo Mundo, pero  es evidente que el reclamo llegó demasiado tarde.