QUE SE DICE
No está solo

Hay que evitar que el sazonado enfrentamiento entre el Fiscal del Distrito Nacional, el doctor José Manuel Hernández Peguero, y el director de Aduanas, el licenciado Miguel Cocco, quienes exhiben diferencias de enfoque sobre la forma en que debe enfrentarse la alegada evasión millonaria en que habría incurrido Plaza Lama, nos haga perder de vista lo esencial: la obligación de los empresarios de pagar impuestos al fisco, y la responsabilidad de la Dirección General de Aduanas de cobrarlos. El resto se reduce a determinar el mecanismo mediante el cual el Estado dominicano recuperará lo que le pertenece, sea a través del nuevo Código Procesal Penal, como sugiere en este caso el Ministerio Público, o a través de la Ley 3489 sobre el Régimen de las Aduanas, como plantean los abogados de la entidad recaudadora. En lo que se produce ese entendimiento, tan urgente como necesario, hay que felicitar al director de Aduanas por tener el coraje de defender un patrimonio que por ser del Estado carece de dolientes, un empeño en el que no se le puede dejar solo. Nadie pretende condenar a Plaza Lama ni a empresario alguno en particular, en el entendido de que sus intereses tienen que ser respetados por el Estado. Pero, asimismo, los empresarios tienen la obligación de cumplir y respetar las leyes, especialmente las impositivas, sobre todo tratándose de un gobierno que dice tener sus arcas totalmente exhaustas, y que por tanto no está en condiciones de permitir que las Aduanas dejen de cobrar los más de tres mil millones de pesos que aparentemente dejaron de pagar importadores.

Aritmética

Cómo se nota que el ingeniero Eduardo Estrella, candidato presidencial del PRSC en las pasadas elecciones, tiene todavía algunas lecciones pendientes de aprender en política, sobre todo en la versión tropicalizada que practicamos por estos lares, una de cuyas principales divisas, parida por el pragmatismo que patentizara con tanto éxito el doctor Joaquín Balaguer, dice que nunca hagas lo que has prometido hacer, pero tampoco digas qué harás y mucho menos cuándo. ¿Por qué debería el PRSC definir desde ahora, como sugiere Eduardo Estrella, ir solo a las elecciones del 2006, si con ello hipoteca con demasiada anticipación cualquier posible alianza o acuerdo electoral con otras fuerzas políticas? Hay algunos lujos que un partido que obtuvo tan solo un 8% en las pasadas elecciones no debería darse, empezando por olvidar que siempre será más rentable sumar que restar o dividir.

Bajo perfil

Parece que el síndico Roberto Salcedo ha decidido manejarse en bajo perfil mientras dure la crisis en la recogida de la basura, pero en la Sala Capitular lo siguen esperando “por hora” para que explique la forma en que su administración ha manejado el presupuesto del cabildo, pues según los regidores perredeístas, que no se explican cómo pudo acumularse la deuda de más de 200 millones de pesos que se dice reclaman las empresas recolectoras, ahí está el origen del problema. Para hoy está convocada otra sesión de la Sala Capitular, pero es improbable que Salcedo asista a ofrecer las explicaciones que se le exigen, aparte de que ninguna ley o disposición lo obliga a estar presente en las sesiones. Donde el síndico sí está presente, muy a su pesar, es en la mente de los munícipes capitaleños, que le recuerdan cada vez que salen a la calle y tienen la oportunidad de comprobar, con asco y verguenza, que la Ciudad Primada de América ha sido convertida en un inmenso basurero.