Qué se dice
Vistas públicas

Si es verdad, como dice el síndico Roberto Salcedo, que está dispuesto a dialogar con quienes se oponen a la construcción de un helipuerto en el Malecón de Santo Domingo, hasta el grado de reconsiderar, si se le presenta un lugar más apropiado, su construcción, lo lógico es que empiece por el principio, con lo que manda y dispone la ley que norma la vida institucional de los cabildos: convocando a una sesión de vistas públicas en la Sala Capitular, para que sea en ese espacio de discusión y deliberación, donde pueden participar tanto los regidores de los partidos políticos allí representados como toda persona o institución que tenga algo que decir u opinar sobre el tema, donde se determine si realmente conviene a la ciudad y a sus munícipes que ese helipuerto se construya donde pretende construirlo el síndico Salcedo. Ayer el bloque de regidores del PRD solicitó que sean convocadas vistas públicas para discutir, precisamente, la construcción del llevado y traído helipuerto, lo que ofrece a sus promotores e ideólogos una excelente oportunidad de defender, de manera abierta y con todos los argumentos sobre la mesa, sus bondades y maravillas.

El candado

Como ocurre siempre en un país donde sus autoridades, a pesar de los tropezones, todavía no aprenden a levantar los pies, hemos vuelto a actuar como si no existiese la palabra prevención, poniendo el candado -como suele decirse popularmente- solo después de haber sido víctimas del robo. El ayuntamiento del Distrito Nacional, la Policía, la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMET), Politur y la Policía Municipal anunciaron ayer, de manera simultánea, el incremento de la vigilancia en todos los espacios públicos de la Capital, especialmente en el parque Mirador Sur, con el propósito de mejorar la seguridad ciudadana y reducir al mínimo la ocurrencia de asaltos, robos, atracos y otros delitos. Por supuesto que se agradece el gesto y la intención de las autoridades de rodear de mayor seguridad esos espacios, sobre todo los destinados al solaz de la familia, pero igualmente se lamenta que se haya esperado que varias familias fueran asaltadas en el Mirador Sur, y mas que nada que fuera el despliegue dado por uno de nuestros principales periódicos a esos asaltos lo que motivara la acción de las autoridades.

Emplazamiento

Como está de moda la discusión sobre el uso y abuso que hacen los partidos políticos de los recursos que reciben tanto de la JCE, tal y como lo acuerda la Ley Electoral, como las que proceden de donaciones interesadas, hay que darle la oportunidad de sumarse al debate al dirigente reformista Angel Lockward, secretario de Estado sin cartera y uno de los políticos más envidiados por sus “colegas” por su habilidad de guisar en todos los gobiernos. Lockward ha emplazado al presidente del PRSC, el ingeniero Federico Antún Batlle, conminándolo a que le suministre una relación pormenorizada del uso dado a los recursos recibidos de la JCE en los últimos 24 meses, incluyendo lo gastado en sueldos a empleados y dirigentes, así como en alquiler de locales y publicidad. El ingeniero Antún tiene la palabra.