Queman basura en barrios

http://hoy.com.do/image/article/283/460x390/0/B29B25CD-05FD-4891-8433-D3044BA2D5CB.jpeg

POR LLENNIS JIMÉNEZ
Residentes en los barrios de Santo Domingo comenzaron ayer incendiar la basura que se acumuló en medio de las calles como una forma de deshacerse de los desperdicios. Los residentes se quejaron de la incapacidad pare retirar los desechos de las empresas contratadas y vehículos del Ayuntamiento del Distrito Nacional.

Expresaron que temen que se desaten brotes infecciosos por el nacimiento de plagas de insectos y ratas.

En sectores como Villa Consuelo, Villas Agrícolas, 27 de Febrero, Luperón y Villa María hay enormes montones de desperdicios.

En similar situación están la avenida Independencia, incluyendo barriadas ubicadas al norte y sur de esa vía.

Los camiones de las empresas recolectoras tardan hasta tres y cuatro días para retirar la basura que al quedar sobre las aceras se esparce, dijeron los vecinos.

El vertedero que se formó en la esquina de las calles Eusebio Manzueta y Oviedo, en Villa Consuelo, que cada vez se hacía más grande, los vecinos lo quemaron al mediodía de ayer. Cerca de las 12:30 una enorme humareda despedía la basura y hacía difícil el tránsito de vehículos y la respiración de las personas que pasaban por el lugar.

El fuego provocó que muchas de las alimañas que había en el basurero escaparan y al otro lado de la calle, en el colmado Castillo, los empleados, Valerio Paniagua y Alex Fructuoso, utilizaban desinfectantes para el mostrador y los tramos tratando de ahuyentar a las moscas que buscaban refugio en el local.

Mercedes Acosta, residente en la calle Oviedo #136, afirma que casi todas las calles de Villa Consuelo están repletas de basura porque las personas las retienen para no seguir tirándola a la calle, pero ya no puede guardarla más tiempo.

Ayer se veían enormes cantidades de basura frente a farmacias, supermercados, cafeterías y negocios de comida cocida.

En Villa María, casi todas sus calles están copadas de desperdicios se que se han ido acumulando a ambos de las vías, al extremo de que algunas escuelas tienen dificultad para impartir docencia debido a los malos olores que despiden los desperdicios en descomposición.

En la escuela parroquial San Gabriel Arcángel, en la calle Luis Reyes Acosta casi a esquina Doctor Betances, los estudiantes cruzaban junto ayer junto a montañas de basura que se acumularon en sus aceras durante el fin de semana.

Ángela Santos decidió ayer cerrar su negocio venta de frutas que opera desde hace 12 años en la intercepción de la calles Josefa Brea y Padre Castellanos porque la basura, los malos olores y las moscas le ahuyentaron la clientela.

Sentada en un silla, pero sin si habitual mesa de frutas, la mujer dijo que con ese negocio ayuda al presupuesto familiar.

“Desde hace más de una semana no pasa el camión. Entonces tuvo que quitar el negocito, porque con ese mal olor ¿quién va a venir a comprarme?”, dijo Santos.

Expresó que están a la espera de la promesa del síndico Salcedo, de que a partir de esta semana el cabildo solucionaría la crisis que ha presentado la basura en el último mes y su garantía de que eficientizará el servicio de aseo.

Otro gran depósito de basura está en Villa María en la esquina de las calles  José Martí y Osvaldo Bazil. En ese lugar un grupo de obreros cargó basura con sus manos para llenar un camión alquilado, dijo Arsenio Hernández.

Explicó que allí se acumula la basura en esa esquina porque la barriada la seleccionó para tirar allí los desperdicios.

Indicó que antes los camiones limpiaban todos los días, pero que desde hace meses, llegan allí una vez por semana.

Sostuvo que el Ayuntamiento del Distrito Nacional les envía los recibos cobrándoles el servicio, pero que pocas familias lo pagan, unos porque no tienen costumbre pagarle al Estado y otros porque el servicio es ineficiente.

Hernández dijo que también la basura se acumula porque muchos residentes del barrio esperan que los camiones recolectores pasen para sacar los desechos a la vía pública.