Querellas colocan en peligro a las mujeres

POR GERMAN MARTE
Con frecuencia, las medidas dispuestas por el Ministerio Público no se corresponden con el nivel de riesgo que enfrentan las víctimas de violencia intrafamiliar y de género, con lo cual, inconscientemente, estos funcionarios ponen en peligro la vida de muchas mujeres que acuden ante ellos a denunciar maltratos y amenazas de parte de sus parejas, afirmó ayer la encargada del Departamento de No Violencia de la Secretaría de la Mujer, Clarissa Valdez.

De acuerdo con la funcionaria, los fiscales y demás funcionarios de las fiscalías barriales partían –hasta ahora- de criterios subjetivos para tomar medidas en los casos de violencia intrafamiliar.

“Estaban dando medidas que no correspondía al nivel real (de peligro) que estaba enfrentando la mujer. Veían a la mujer y si no estaba muy golpeada, chequeaban el certificado médico para ver en cuántos días decía que curaba, medían el peligro según algunos elementos visibles”, manifestó Valdez durante un taller sobre Violencia Intrafamiliar y de Género organizado por la Secretaría de la Mujer y la Procuraduría General de la República.

Señaló que el peligro va más allá de lo visible, y tiene que ver con las amenazas de muerte, los intentos de muerte y el tiempo que lleva siendo maltratada la víctima, entre otros elementos que deben conocer los encargados de los departamentos de No Violencia Intrafamiliar de las fiscalía barriales.

De acuerdo con los reportes de prensa, muchas de las mujeres ultimadas por sus cónyuges previamente se habían querellado en contra de sus victimarios, pero sus denuncias no pudieron evitar los desenlaces fatales, debido a que las autoridades no dispusieron medidas de coerción oportunas.

Sin embargo, según explicó Valdez, a partir de ahora toda mujer que acuda a una fiscalía barrial primero va a pasar donde una psicóloga, que será la responsable de evaluar el nivel de riesgo a partir de un instrumento de evaluación, y esta a su vez se lo informará al fiscal, quien entonces, partiendo de datos objetivos, tomará la medida correspondiente.

La funcionaria subrayó que precisamente el objetivo del taller sobre Violencia Intrafamiliar y de Género es que los funcionarios de las fiscalías barriales dominen el tema y conozcan del instrumento de evaluación de riesgo para que puedan tomar medidas correctas.

El taller fue organizado por la Secretaría de la Mujer y la Procuraduría General de la República. La actividad fue celebrada en el hotel Santo Domingo y estuvo encabezada por el Fiscal del Distrito Nacional, José Manuel Hernández Peguero, y la secretaria de la Mujer, Gladys Gutiérrez. Participaron encargados de los departamentos de no violencia de las oficialías barriales y funcionarios de la SEM. 

Valdez explicó que el objetivo del taller es lograr coherencia y equilibrio, de modo que las medidas dispuestas por los fiscales se correspondan con el nivel de riesgo de las denunciantes. Esto significa –precisó- que si un fiscal comprueba que una víctima de abuso intrafamiliar o violencia de género corre peligro de muerte, debe disponer de inmediato la prisión preventiva del victimario, o al menos garantizar que permanezca alejado del entorno de la mujer, para evitar que se cometa la agresión.

En cambio, si es evidente que el nivel de riesgo es bajo, deberá citar al hombre y aconsejarle, advertirle, vigilarlo.

Valdez adujo que, lamentablemente, muchos miembros del Ministerio Público no alcanzan a visualizar adecuadamente el riesgo que corren muchas de las víctimas de violencia intrafamiliar y por eso sus decisiones no son acertadas, con lo cual incluso ponen en peligro hasta la vida de las mujeres cuando estas van a denunciar que han sufrido algún tipo de maltrato físico o amenazas de parte de sus maridos o novios.

Indicó que en lo que va de año, se han recibido más de mil denuncias de casos de violencia intrafamiliar, mientras que el año pasado recibieron más de 2,500 casos de mujeres que habían sido víctimas de la violencia intrafamiliar.