Qué se dice

http://hoy.com.do/image/article/338/460x390/0/C6204710-14EB-4417-9091-4489265BE7F1.jpeg

Moda peligrosa.- Como están de moda las acciones  de fuerza de parte de sectores o empresas que ven afectados sus intereses por acciones del gobierno o de sus competidores  Caribe Tours, con más de veinte años operando el negocio del transporte de pasajeros en el país, decidió sumarse al creciente coro de los revoltosos colocando cientos de sus autobuses en los alrededores del Estadio Quisqueya, donde funcionan  las oficinas de la Oficina Técnica de Transporte Terrestre (OTTT), en protesta por la decisión del organismo de cancelar la ruta Santo Domingo-Cabo Haitiano sin justificación alguna y apenas  días después de autorizar su operación, además de otras medidas que la empresa entiende perjudiciales a sus intereses como lo es la prohibición de transitar por la nueva carretera que conduce a Samaná. La protesta, como era de suponer, provocó grandes trastornos al tránsito vehicular de los alrededores de la OTTT, que de ninguna manera puede compararse a los daños provocados por  el bloqueo  del Sindicato Autónomo de Transportadores de Petróleo  a la Refinería Dominicana de Petróleo que durante mas de un mes impidió que se abastecieran de combustibles los camiones de la empresa Chevron, ni tampoco a los  trastornos que hace unos días generó en el mercado del GLP la decisión de las envasadoras  de no retirar el combustible de las terminales para forzar al gobierno a rechazar las pretensiones de los detallistas de gasolina  de vender GLP, y ni hablar de las recurrentes  tropelías, tan próximas al terrorismo, de los llamados “dueños del país”. El gobierno ha dicho en varias ocasiones, a través de sus distintos voceros, que no dialoga ni negocia  con ningún sector que recurra al chantaje o a las presiones para hacer valer sus derechos aún estos fuesen legítimos, pero es evidente que nadie le ha hecho caso. ¿Por qué será?