Quieren combatir corrupción de la Marina y ediles

SAN JUAN (SEHOY).- El secretario del Departamento de Estado, José Izquierdo Encarnación, dijo que ese organismo inició gestiones para la creación de una comisión que se encargará de combatir la corrupción de la Marina de Guerra y autoridades municipales dominicanas en el flujo de inmigrantes hacia Puerto Rico.

Explicó que en la comisión participarán representantes de las autoridades dominicanas y la Guardia Costera estadounidense, con la finalidad de combatir el flujo irregular de inmigrantes a Puerto Rico.

   Según el funcionario, la Marina de Guerra y las autoridades municipales se hacen de la vista larga y participan en el negocio de viajes ilegales, cuyo costo estimó en 1.500 dólares por viajero.

   Durante el año fiscal estadounidense de 2004, de un total de 2.907 arrestos, 2.219 eran dominicanos, según estadísticas del U.S. Immigration and Customs Enforcement.

   Mientras, en el año fiscal 2003, de 2.918, un total de 2.148 eran dominicanos, situación que demuestra que el número de inmigrantes dominicanos ha ido en aumento.

   Izquierdo Encarnación dijo en una audiencia de la Comisión Senatorial de Asuntos Internacionales y Federales, que la comisión está gestionándose pero dos situaciones han comprometido el tiempo del canciller dominicano, Carlos Morales Troncoso.

   Mencionó problemas internos en República Dominicana y la renuncia del secretario general de la Organización de Estados Americanos, Miguel Angel Rodríguez.

   Añadió que la reunión no se dará antes de las elecciones.

   Izquierdo Encarnación, por otro lado, indicó que con el Departamento de Estado estadounidense trabajan el asunto de los fraudes mediante certificados de nacimientos en Puerto Rico.

   Según el funcionario, estos certificados representan el 25 por ciento de los fraudes de pasaportes en los Estados Unidos.

   Izquierdo Encarnación indicó que la raíz de los viajes ilegales es el problema económico.

   Opinó que con los 1.500 dólares que cuesta el viaje ilegal, un dominicano podría crear un negocio ambulante.

   En el aspecto económico, observó que Puerto Rico y República Dominicana deberían trabajar en conjunto para mejorar la situación económica de aquellos sectores en la vecina isla que son el foco de inmigración ilegal, entre los que se cita a Miches, Nagua, Higüey y Samaná.

   Comentó que han enfatizado en la promoción de proyectos de incentivos para el desarrollo de la agricultura y las industrias en las zonas marginadas a través de la Cámara de Comercio Puertorriqueña de la República Dominicana y la Comisión de Comercio e Inversión Bilateral.

   Otros esfuerzos que realiza la agencia, según el funcionario, es la coordinación de un viaje con el jefe de la Guardia Costera en la Isla, Douglas Rudolph, a fin de formalizar esfuerzos e iniciativas de diferentes agencias para encarar la problemática.

   También sugiere una campaña radial y televisiva en la vecina isla para orientar sobre el peligro de la travesía a través del Canal de la Mona y explicarles las falacias y fantasías promovidas por los organizadores de los viajes.

   Como parte de la solidaridad del gobierno con países caribeños, el secretario de Estado comentó su interés en una sesión extraordinaria para proponer un proyecto que faculte al gobernante de turno a brindar ayuda a otros países a mediano y largo plazo.

   Criticó que actualmente el gobierno sólo puede utilizar 25.000 dólares para brindar ayudas a cada país por evento.

   A su juicio, Puerto Rico es un país con abundancia en comparación con las islas del Caribe, por lo que debería ser más activo en su rol de brindar ayuda.