Quimioterapia y radioterapia evitan extirpación de órganos

El tratamiento combinado de radioterapia y quimioterapia logra igual porcentaje de curación que la cirugía,  pero con el objetivo fundamental de preservar el órgano, según el oncólogo mejicano Juan Francisco González Guerrero, director del centro oncológico de la La Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

De su lado, el radioterapeuta Enrique Flores Escudero, egresado de la facultad de medicina de la universidad de Buenos Aires, Argentina, y auditor interno del Centro de Radioterapia Integral Radonic, en República Dominicana, confirma esta opinión al afirmar que  la IMRT (Radioterapia con Intensidad Modulada, por sus siglas en ingles) permite un rango de acción muy preciso, que ataca directamente el tejido afectado, sin lastimar células sanas que circundan el área afectada.

Este procedimiento minimiza el impacto en el órgano y aumenta las posibilidades de conservarlo sano. La IMRT permite algo impensado hace algunos años que es la reiirradiación, explica Flores. 

“Para esto el paciente debe ser sometido a estudios de imágenes (no como diagnóstico), sino como tratamiento para tomografía computada y/o resonancia magnética, las mismas son procesadas en un software adecuado y se planifica el tratamiento realizando a su vez los denominados moduladores.

Los moduladores se encargan de “filtrar” los aces de radiación, logrando una mayor dosis donde se requiere”…detalló el especialista.

La conjugación de estos elementos terapéuticos “es un esquema excelente” para los casos citados.

Comentó que el cáncer de mama es de los de más incidencia en todo el mundo.

En México, por ejemplo, se calcula que hay una mortalidad anual de cuatro mil 400 casos, “esto significa que muere una mujer cada dos horas por ese tipo de cáncer”, concluyó González Guerrero.

Importante

La IMRT

Es una técnica que realiza un cálculo preciso de la  cantidad de radiación que hay que entregar al órgano en cuestión sin afectar los tejidos vecinos circundantes.

Esto permite intensificar la dosis con la intención de aumentar la curabilidad de las lesiones oncológicas en diversas localizaciones, en particular cáncer de cabeza, cuello, mama, próstata, sistema nervioso central, etc.