Quique Antún afirma Presidente trata
implantar dictadura absolutista

http://hoy.com.do/image/article/135/460x390/0/85480816-4D97-4931-99BF-B720FEB2C039.jpeg

PEDRO GERMOSÉN
p-germosen@hoy.com.do
El presidente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Federido Antún Antún Batlle, exhortó ayer al pueblo y a la oposición a levantar la dignidad y el honor como estandartes para acudir a las urnas con fe y amor a la Patria para sacar del poder al presidente Leonel Fernández, a quien acusó de intentar establecer una  dictadura  personal y absolutista.

Dijo que el doctor Fernández no es conservador, ni liberal, ni socialista, sino que trilla el camino del absolutismo.

Significó que el jefe del Estado quiere imponer una dictadura no de partido, sino personalista.

Manifestó que el doctor Fernández ha dado las espaldas hasta a su propio partido, el de la Liberación  Dominicana (PLD).

“Primero empezó a destruir al propio PLD cuando golpeó sistemáticamente, con el poder del Estado, a su contrincante interno, licenciado Danilo Medina”, dijo.

Añadió que ahora el mandatario tiene el propósito de destruir al PRSC, que es, sostuvo, el partido de las mayores realizaciones y el que cimentó las bases de la democracia dominicana.

Señaló que el presidente Fernández expresó públicamente que él es el único que piensa y que está en capacidad de dirigir mesiánicamente los destinos del país.

Exhortó a la población, sobre todo a los reformistas, a ponerle freno a quien se cree el gran mesías, pero que no viene a salvar, sino a destruir y a irrespetar las leyes y la Constitución.

Resaltó que el doctor Fernández mantiene una dictadura mediática porque al que no controla mediante la persuación lo controla por coacción.

Dijo que Fernández miente a un pueblo cuya mayoría vive en la miseria y la desatención.

LAS CLAVES

1. Bosch

 Quique Antún recuerda que el propio fundador del PLD, profesor Juan Bosch, afirmaba que la reelección era corrupción y pobreza.

2. Disolución

 Afirma que  la insensibilidad, la compra de tránsfugas y la ambición, que se convierte en avaricia entre funcionarios palaciegos, abonan el camino de la disolución del sistema democrático dominicano.