Rabia en los familiares al pie de la montaña donde se estrelló el avión

Rabia

Le Vernet. Familiares de las víctimas del avión que se estrelló el pasado martes en los Alpes franceses, esencialmente españoles y alemanes, visitaron hoy la montaña en la que permanecen los restos de sus seres queridos y recibieron de primera mano los detalles de la investigación.

Venían buscando consuelo y encontraron más motivos para la rabia y el dolor cuando el fiscal de Marsella, Brice Robin, les reveló que el accidente que costó la vida a sus allegados había sido provocado de forma aparentemente deliberada por el copiloto del avión. “Un mazazo”, según describió una persona presente en ese momento, que tuvo lugar en el aeropuerto de Marsella poco antes de que el fiscal compareciera ante los medios de comunicación para comunicar la noticia.

El secretario de Estado de Fomento de España, Julio Gómez-Pomar, afirmó que fue como si “revivieran” la tragedia que les dejó sin sus seres queridos. Hubo lágrimas, lamentos, gritos, pero sobre todo coraje y respeto.

“Las familias han sido extraordinarias”, indicó el portavoz del Ministerio francés de Interior, Pierre-Henri Brandet.