Rafael Correa  propina paliza

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/DEC7CC11-D9F7-4BE6-A40C-0C0E62304F9E.jpeg

QUITO (AP).– El presidente Rafael Correa, siguiendo los pasos de los mandatarios de Venezuela y Bolivia, propinó una paliza a sus opositores al lograr la aprobación de la asamblea constituyente, que ahora busca copar con sus partidarios e iniciar de este modo el camino de Ecuador hacia lo que denomina el “socialismo del siglo XXI’’.

Los resultados oficiales, computadas el 90% de las actas, muestran una contundente victoria de la propuesta auspiciada por el gobierno y que fue el eje de la campaña electoral con la que Correa ganó las elecciones y prometió acabar con la “partidocracia’’.

De acuerdo al porcentaje oficial contado, un 81,59% de los votos emitidos respaldó la instalación de una asamblea constituyente. Por el “no’’ se pronunció el 12,61%; el 5,03% anuló y el 0,76% votó en blanco.

La aprobación de la asamblea abre ahora una campaña electoral para la elección de 130 asambleístas y pondrá en el debate qué tipo de cambios buscará el Ecuador, un país en el que los políticos son mayoritariamente rechazados y que en los últimos 10 años ha vivido una permanente crisis política e institucional.

   El secretario de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, destacó en un comunicado, la tranquilidad y libertad del referendo que “definió de manera clara y contundente’’ la asamblea.

   Consideró que con este paso “transcendental’’ que ha dado Ecuador, este país inicia una etapa “muy importante de su vida política e institucional’’ enmarcada en el espíritu democrático y en la que aspira se actúe con apego a la transparencia, tolerancia y legalidad.

   La asamblea, que podría instalarse entre octubre y noviembre, deberá redactar la Constitución número 20 en la historia del país que se someterá a un nuevo referendo.

   Esa instancia servirá “para profundizar la democracia y superar una crisis institucional con ribetes de corrupción y autoritarismo’’, sostuvo el lunes el ministro de Gobierno, Gustavo Larrea.

   El mandatario, que se espera lidere la nueva campaña electoral, anticipó que buscará la unidad en las candidaturas a asambleístas para formar una fuerza “patriótica y progresista para dominar de manera absoluta la asamblea’’.

   “El país ha mostrado que quiere cambios, que quiere cerrar la página de cierto pasado político’’, opinó el director de la revista Vanguardia, José Hernández, en el canal Teleamazonas.

   Señaló que el triunfo de la tesis gobiernista representa “una paliza a la oposición, la oposición quedó pulverizada’’.

   “No veo, en este momento, quienes pueden contrarrestar la capacidad de convocatoria del presidente y eso es inquietante porque el presidente puede pensar que no teniendo nada en frente el terreno está abonado para cualquier decisión y eso no es sano ni para él, ni para el país’’, explicó.

   Al igual que lo ocurrido tras los triunfos presidenciales de Hugo Chávez, en Venezuela, y Evo Morales, en Bolivia, Ecuador se sumó a los países en los que sus mandatarios apuntan a realizar cambios constitucionales y del modelo de Estado a través de asambleas constituyentes.

   Correa, que cumplió tres meses en el poder, aclaró que “jamás permitiremos la imposición de un modelo extranjero en nuestra patria’’.

   Ecuador ha puesto sus esperanzas de cambio en la asamblea de la que se espera desde reformas constitucionales hasta mayor empleo y bienestar.

   Correa reiteradamente ha expresado su deseo de adoptar un “socialismo del siglo XXI’’, caracterizado por una mayor participación ciudadana y una mejor representatividad política y la necesidad de superar el modelo neoliberal con una mayor intervención del Estado.