Rafael de Js. Campos – La primavera

Hoy, sábado 20 de marzo del 2004, a las 10 horas 49 minutos, hora local del cuarto huso horario al oeste de Greenwich, es el momento del llamado Punto Vernal o equinoccio primaveral, comienzo de la Primavera, primera estación del año en el hemisferio boreal o del norte. Estamos a 57 días del domingo 16 de mayo, día de las elecciones para escoger al presidente del próximo gobierno constitucional.

El segundo equinoccio del año (del latín aequus -igual- y nox -noche) será el miércoles 22 de septiembre a las 20 horas y 30 minutos, comienzo del otoño.

Al momento de los equinoccios, la duración del día y de la noche se igualan (doce horas de luz solar y doce de oscuridad), ya que los polos terrestres están equidistantes del Solar y la luz solar cae verticalmente sobre el ecuador terrestre y por igual en ambos hemisferios.

Estos fenómenos suceden en el hemisferio del sur o Austral de igual manera pero invertidos. Cuando estamos en Primavera, debajo del ecuador es Otoño. El Verano Boreal es el Invierno Austral. Nuestro Otoño es su Primavera, y el Invierno del norte es el Verano del Sur.

En la historia musical se han dedicado composiciones a esta espléndida estación.

Entre otras están: La Primavera de la suite Las Estaciones del violinista y sacerdote italiano Antonio Vivaldi (1678-1741). El ballet Appalachian Spring o Primavera en los Apalaches, del compositor estadounidense Aaron Copland (1900-1990). Primaveral, criolla de nuestro compositor francomacorisano Don Rafael Ignacio (1897-1984) y ¡Oh, Preciosa Primavera!, romanza para soprano y orquesta de cuerdas de quien suscribe este artículo y que estrenara nuestra importante soprano Marianela Sánchez acompañada por la Orquesta Sinfónica Nacional dirigida por el desaparecido Rafael Villanueva, el jueves 22 de noviembre del 1990 en Bellas Artes. La versión para voz y piano se estrenó en el Teatro de la Vega Real, en un recital que nos ofreciera Marianela y el pianista Vicente Grisolía, el viernes 16 de noviembre del 1984.