Rafael Molina Morillo – Mis buenos días

Es el tema del día. Y es el tema de siempre.

El tema del día porque no se habla de otra cosa que no sea el depósito de desechos traídos de Puerto Rico a nuestras costas samanenses, sin haberse analizado antes para determinar si tiene componentes tóxicos o contaminantes.

Y el tema de siempre porque caemos otra vez en lo mismo de tantas ocasiones anteriores, en las que se habla mucho bla bla bla y al final no se aplican sanciones a los responsables de la anomalía.

Aparentemente tienen fundamento las sospechas de que la presencia en nuestro suelo del rokash (así se llaman elegantemente los desechos) guarda relación con los problemas respiratorios que presentan varios niños de la zona afectada. Igualmente se teme que el rokash cause algún daño a las ballenas que todos los años buscan las aguas cálidas del trópico en las proximidades de Samaná, lo que constituiría un incalculable daño ecológico de carácter planetario.

Lo grave del caso es que la traída de esos desechos al ámbito nacional ha contado con una autorización expresa y escrita de uno de los subsecretarios de Medio Ambiente, en la cual, para asombro de todos, se hace constar que el material en cuestión no necesitaba ser analizado, sino que podía traerse sin más ni más.

El tema está caliente, hay mucha alharaca y mucho show. Pero yo me pregunto: ¿Se dirá la verdad de qué pasó ahí? ¿Hay o no hay responsables? ¿Quiénes? ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Dónde? Parafraseando el slogan de un canal de televisión, me atrevo a decir: “Aquí no pasará naday si pasa, usted no lo sabrá”.

LA FRASE DE HOY: “No lleves nunca trajes hechos a la medida de otro hombre.” (Pitágoras).