Rafael Molina Morillo – Mis buenos días

La gente que entró a las universidades el año pasado nació en 1984. Para ellos ha existido solamente un Papa que ha durado toda la vida.

Nunca cantaron “We are the world, we are the children”, y cuando García Márquez ganó el Nobel ni siquiera sabían leer.

Tenían 8 años cuando la Unión Soviética se desintegró. No se acuerdan de la Guerra Fría y conocen una sola Alemania, aunque en el colegio les hayan contado que hubo dos. Son demasiado jóvenes para acordarse de la explosión del trasbordador espacial “Challenger”.

Para ellos, el SIDA ha existido toda la vida. No alcanzaron a jugar con el Atari… el CD entró al mercado cuando no tenían ni un año de vida… Nunca tuvieron un tocadiscos… y nunca jugaron Pac Man. Muchos de ellos no saben, o no recuerdan, que los televisores sólo tenían 13 canales y se cambiaban con perilla, porque no había control remoto; más aún, incluso algunos no han visto nunca televisor en blanco y negro. Nacieron tres años después que la Sony puso a la venta el Walkman, y para ellos los patines siempre han tenido las ruedas en línea.

Y ni hablemos de la normalidad con la que ven un teléfono celular o una PC. Puede que nunca hayan visto Plaza Sésamo, Perdidos en el Espacio o El Llanero Solitario. Nunca se meten a nadar pensando en Tiburón”… Michael Jackson siempre ha sido blanco… y ¿cómo van a creer que Travolta pudo bailar con esa panza?… No recuerdan quién era la Mujer Maravilla”, y tampoco usaron lonchera de metal, ni recuerdan quiénes eran “El Hombre Nuclear”, “La Mujer Biónica” o el General de los Dukes de Hazard” (Hazard?…que es eso?)…

Si usted, lector o lectora, recuerda todo lo mencionado más arriba como lo más natural del mundo, entonces ¡mucho cuidado!, es señal de que nos estamos poniendo viejos!

(Contribución anónima).