Raful promete estudiar quejas de editores locales

El secretario de Cultura, Tony Raful, dijo ayer que revisará los alcances del decreto 1078-03 que exonera de impuestos los libros y las revistas importadas, y que dará su opinión al respecto en los próximos días.

Raful emitió esas opiniones ante el reclamo de escritores, intelectuales y activistas culturales que lo catalogaron como una competencia desleal que perjudica la producción de libros en el país.

“La estamos estudiando a ver qué podemos hacer. De nuestra parte lo que ha prevalecido es el interés de facilitar la lectura,” explicó Raful durante el acto de graduación de 300 estudiantes que realizaron el postgrado y diplomado en gestión cultural, celebrado en la Biblioteca Nacional en la mañana de ayer.

Expresó que es posible que hubiere producido un lapsus u olvido y que todas las medidas pueden ser ampliadas y rectificadas porque no hay un interés particular de beneficiar a nadie y perjudicar a otros.

Por otra parte, Raful dijo que constituye un hecho sin precedentes en la historia cultural del país la graduación de 300 estudiantes que realizaron un postgrado y diplomado en gestión cultural para sentar las bases del desarrollo de la Nación y los propósitos del Plan Decenal de Cultura.

Dijo que por primera vez en la historia cultural del país se produce un acontecimiento de esta naturaleza, en la graduación tanto a nivel de postgrado como en la calificación de estudios a alto nivel de los gestores culturales al amparo de una colaboración tripartita: entre el secretaría de Cultura, la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y el ministerio de cultura de Cuba.

En la mesa de honor del acto estuvieron el empresario José Luis Corripio Estrada, miembro del Consejo Nacional de Cultura, los subsecretarios de Cultura Geovanni Cruz y Andrés L. Mateo, la señora Yamile Deriche Redondo, directora del Centro de Superación para la Cultura de Cuba, el poeta Mateo Morrison, director general de Formación y Capacitación de la Secretaría, la doctora Diana Contreras, vicerrectora de la UASD y Diógenes Céspedes director de la Biblioteca Nacional.

Raful expresó que es un ejemplo de lo que se puede hacer para crear la base del desarrollo cultural del país y combatir la improvisación y poder gestionar y visualizar todo un programa de realizaciones a nivel de los cambios y transformaciones que requieren la nación contenidas en el Plan Decenal de Cultura aprobados por más de 500 delegados en el territorio nacional.

Destacó que a partir de febrero se va a tener el Instituto Superior de las Bellas Artes en la República Dominicana para garantizar el desarrollo al más alto nivel de la profesionalización en el área.

Por otra parte el poeta Mateo Morrison, director general de Formación y Capacitación de la Secretaría de Cultura, dijo que en ningún momento se le preguntó a estudiantes ni profesores su credo religioso ni político.

“Lo único que le pedimos a los que tuvieran el interés de participar en el desarrollo cultural de la Nación que asumieran los compromisos que significaban todos estos cursos”, dijo.

Destacó que los cursos fueron totalmente gratis, como un esfuerzo de la secretaría de Cultura y de Procomunidad que dio su apoyo.

Dijo haber cumplido la primera etapa, porque la semana que viene estarán trabajando arduamente en el postgrado de administración de los servicios culturales con el apoyo del Centro Latinoamericano y del Caribe para el Desarrollo Cultural que enviará uno de sus principales expertos el próximo mes de enero va no solamente dirigido al sector público sino al sector privado fundamentalmente.

Durante el acto, tuvieron participación también el doctor Diógenes Céspedes que dio las palabras de bienvenida, la señora Yamile Deriche Redondo y Diana Contreras. La graduanda Alma Mena, profesora del CURNE de la UASD tuvo las palabras de agradecimiento a nombre de todos los graduandos.