Raphael suma años y resta tonos

http://hoy.com.do/image/article/139/460x390/0/1F855C21-436C-4C7D-BE00-F9885667CCC4.jpeg

DIOMELO MARTÍNEZ
d.martinez@hoy.com.do
Los años pasan para todos: para ti, para mí, para él”, fueron las primeras sílabas  del carismático cantante de 65 años, tras interpretar dos  canciones de su nuevo disco “Cerca de ti” que  da nombre al concierto que el pasado viernes y sábado realizó en la sala grande del Teatro Nacional Eduardo Brito.

El reloj agotaba los últimos diez minutos de las ocho de la noche, cuando por el ala izquierda del escenario salió la figura del enigmático intérprete ataviado con un smoking negro y corbata del mismo color sobre una camisa blanca; colores que mercadearon su imagen durante sus más de cincuenta años de carrera.

Antes de “El ruiseñor de Linares”, como también  llaman a Raphael, por su pueblo de  origen ubicado en la provincia de Andalucía, la cantante criolla Lupita Ruiz, que hizo de telonera, había interpretado cinco canciones de corte mexicano.

El también actor prosiguió su velada con el tema “La noche”, del cantautor Adamo,  acompañado solo al piano,  impregnando su intenso estilo  personal a esta bella melodía.

Era un escenario simple en el que solo se destacaba el piano de cola que ejecutaba un pianista que al parecer fue hecho para ese tipo de concierto y que en escena parecía el lado B del artista español: es un instrumentista virtuoso.

Se escucharon canciones como: “A mi manera”, “Provocación”, “Maravilloso corazón”, “Desde aquel día” “Somos”, “Que sabe nadie” y “Cuando tú no estás”, la que dijo ser su favorita entre todos sus éxitos.

Momento emotivo.  “He cantado muchos  temas de autores de América, pero este es uno de mis favoritos, se darán cuenta por qué”, dijo y a  seguidas entonó “Gracias a la vida” de la autora chilena Violeta Parra, momento en el que el público rememoró el trasplante de hígado que le fue practicado en el año 2003 y que convirtió al cantante en un activo impulsor de la donación. Para entonces    Raphael anunció que empezaba “una segunda vida”

 Su voz.-  Es indudable que la  calidad vocal de Raphael, unida a su  capacidad histriónica y expresiva, han conquistado al público de todo el mundo hispano por más de cinco décadas. Pero aunque  la potencia de su voz sigue siendo la misma, hay canciones en las que el intérprete de “yo soy  aquel” tiene que bajarle al menos uno o medio tono para salir airoso de la actuación.

Al final El espejo.   Raphael mantuvo al público en ascuas con relación a su despedida, salía y volvía a escena de manera rutinaria con sus peculiares ademanes y manera de caminar.

 Cuando todo parecía haber terminado, regresó y trajo consigo el famoso espejo para interpretar la canción “Frente a un espejo”, que  Aunque otrora rompía con su voz el cristal. Esta vez lo hizo con los pies.

Con “Yo soy aquel”  el artista cerró el espectáculo, que constó de 34 canciones, despidiéndose así del público, compuesto por tres generaciones,  que abarrotó la Sala Principal del Teatro Nacional Eduardo Brito en un concierto íntimo.

En el cine

El actor

Rafael Miguel Martos Sánchez, su verdadero nombre, inició como cantante profesional, firmando contrato como artista exclusivo para discos Philips (de allí tomó la “ph” que agregó a su nombre), a final de los 60s  concreta una exitosa carrera cinematográfica: El filme “Las Gemelas” fue su debut en 1962, sim embargo la trilogía   “Cuando tú no estás” , “Al ponerse el sol” y “Digan lo que digan” escritas y dirigidas por Mario Camus es que le da el verdadero “boom” en la pantalla grande.