Raphy Pina confiesa que ya no le quedan lágrimas

Raphy Pina confiesa que ya no le quedan lágrimas

Raphy Pina.

El productor artístico Raphy Pina acudió a su casa en Caguas, Puerto Rico, para despedirse de su hija Vida Isabelle, de un año, luego de la sentencia que lo condenó a cumplir 41 años de prisión por posesión de arma ilegal.

«Es fuerte. Ya no me quedan lágrimas”, dijo Pina, quien además agradeció el apoyo que ha recibido de su pueblo y pidió apoyo para su familia.

En tanto, su esposa, Natti Natasha, se mantuvo firme en apoyo a su marido, sobre el cual dijo que es un campeón.

“Él es un hombre valiente, un campeón y no importa lo que haya pasado en todo este proceso, que todavía falta, el hombre que vieron hoy, que ven todos los días, es ese hombre que siempre él enseña en las redes (sociales), un hombre de familia, un hombre de fe, un hombre responsable y esta es otra prueba más que vamos a pasar”, aseguró la artista al periódico Primera Hora.

A su salida de la corte, Pina de 43 años y presidente de la disquera Pina Records sostuvo que se entregaría en el Centro Metropolitano de Detención de Guaynabo, municipio aledaño a San Juan.

“Siempre en mi mente sabía que me iban a castigar. No esperaba la cárcel, pero sí un buen castigo”, expresó el empresario puertorriqueño este martes, en una fecha 24 de mayo que coincidió con el fallecimiento de su padre del mismo nombre, hace 22 años.

 El productor, quien llegó acompañado al tribunal de su esposa, la cantante urbana puertorriqueña Natti Natasha, y sus hijos adolescentes, aseveró que es una persona que no se rinde y que por ello apelará la sentencia.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas