Ratzinger no deseaba ser Papa

CIUDAD DEL VATICANO (AP).- El papa Benedicto XVI dijo el lunes que consideró la idea de ser designado como sucesor de Juan Pablo algo similar a “la guillotina”, y que había orado a Dios durante el cónclave para no ser electo en el trono de San Pedro, pero “evidentemente, esta vez, él no me escuchó”.

Por primera vez desde su elección, Benedicto XVI dio a conocer en público los sentimientos que tuvo durante el cónclave, en el curso de una audiencia que concedió a sus compatriotas alemanes.

Hablando en su idioma nativo, el papa contó a la audiencia que un cardenal le entregó una hoja de papel recordándole que Cristo le pidió a Pedro que lo siguiera, inclusive si no quería hacerlo. Benedicto XVI, de 78 años, dijo que tenía esperanzas de pasar sus últimos años de existencia viviendo de manera tranquila y en paz.

“En cierto momento, oré a Dios, ‘Por favor, no me hagas esto”’, recordó.

Añadió que cuando vio durante el cónclave que se acumulaban los votos en su favor, pensó que se trataba de “la guillotina”. También indicó que durante sus oraciones a Dios, le dijo, “Tu tienes candidatos más jóvenes, mejores, más entusiastas y enérgicos”.

““Evidentemente, esta vez (Dios) no me escuchó”, dijo el papa.

El ex cardenal Joseph Ratzinger fue elegido pontífice el 19 de abril luego de cuatro rondas de votación, en apenas 24 horas. Se trató de una de las elecciones papales más rápidas del último siglo. Muchos lo consideraban uno de los principales candidatos, pero había dudas de que fuese electo, debido a su edad.

Benedicto XVI fue interrumpido en varias ocasiones por aplausos y ovaciones de la audiencia, y pareció disfrutar mucho de la bienvenida de sus compatriotas, sonriendo y a veces riéndose con placer.

“­Benedicto, el enviado de Dios!” gritó la multitud. En alemán, el cántico tiene rima: “Benedikt Gott Geschickt”.

En Moscú, el jefe de la Iglesia Ortodoxa rusa, el patriarca Alexy II, dijo el lunes que una visita de Benedicto a Rusia sólo sería posible si las dos iglesias resuelven sus diferencias de muchos años.

Las relaciones entre las dos principales comunidades cristianas han sido tensas en medio de acusaciones de los rusos de que los católicos trataban de robarse a los feligreses ortodoxos. Las tensiones impidieron que Juan Pablo visite Rusia _un viaje que él soñaba como parte de sus esfuerzos para reconciliar a las dos iglesias.

El lunes por la tarde, Benedicto visitó la Basílica de San Pablo, situada en Roma fuera de la jurisdicción del Vaticano, la cual estaba colmada de fieles. Dio lectura a un pasaje bíblico del apostol Pablo a los romanos _una demostración de su relación con la ciudad de Roma, de la cual es obispo. Asimismo rezó en el lugar donde Pablo, que fue cofundador de la iglesia con Pedro, se cree que está enterrado.

Miles de personas se congregaron fuera de la iglesia para saludar al nuevo pontífice.