RD apoya diálogo para solución de conflicto

 La República Dominicana respaldó ayer  ante la Organización de Estados Americanos (OEA), la propuesta de diálogo como método para la solución   del   diferendo entre Ecuador y el Reino Unido por el asilo diplomático al fundador de Wikileaks, Julian Assange.

Además, abogó porque mientras  se le busca una salida al conflicto, se preserve la integridad física del periodista sueco.

La posición de República Dominicana en torno al tema fue expuesta por el ministro de Relaciones Exteriores Carlos Morales Troncoso, en la reunión de consulta de cancilleres convocada por la OEA  para debatir una resolución propuesta por Ecuador que “rechaza” todo riesgo a la “inviolabilidad” de la embajada de Quito en Londres y llama a ambos países a un diálogo.

 “República Dominicana  acepta y respeta la decisión de Ecuador como un acto soberano de su gobierno, así como también el hecho de que Gran Bretaña no incorpora a su legislación el derecho de asilo, pero creemos que esta controversia debe verse con ánimo sereno, con espíritu cauteloso, sabiendo que caminamos con frecuencia sobre campos minados de dificultades y de conflictos”, dijo Morales Troncoso.

Agregó que, en consecuencia,  cualquier decisión al respecto debe estar marcada por el balance,  y una apropiada mezcla de firmeza  en los principios que rigen el Derecho Internacional, y de contención en las acciones y  en las palabras.

 “Esta cuestión no tiene que resolverse hoy o mañana; puede esperar que los mecanismos del diálogo y  la negociación se pongan en marcha y prosperen, pero hay que garantizar mientras tanto  la integridad física del asilado, y que no haya riesgo de hacer pedazos las inviolabilidades de la Convención de Viena”, dijo.

Zoom

La convocatoria

Fue hecha por la OEA  a solicitud de Ecuador, a pesar de la oposición de Estados Unidos, Canadá y Trinidad y Tobago, que alegaron que el caso de Assange es de exclusiva competencia de Quito y Londres. Ecuador concedió  asilo a Assange, quien es requerido por la justicia Sueca, y   Reino Unido le  niega  el   salvoconducto.