RD debe firmar acuerdo en que FMI ponga ‘plata’

El economista Luis Manuel Piantini favoreció que el acuerdo que firme el país con el Fondo Monetario Internacional no sea de vigilancia, sino un acuerdo financiero.

Piantini consideró que sólo si se firma un acuerdo financiero el país podría reprogramar los pagos de su deuda externa.

Explicó que cuando a los acreedores oficiales un país le plantea la  renegociación de la deuda, ello suele poner como condición de que además de ellos y los acreedores  privados someterse a esa reprogramación, el FMI también debe poner “plata”. (dinero). Piantini reaccionó de esta manera ante declaraciones de empresarios que favorecen que el país firme un acuerdo de vigilancia y que a la vez renegocie el pago de la deuda externa. Para Piantini la renegociación sólo sería posible si el país firma un acuerdo financiero.

Una reprogramación de la deuda externa tendría como propósito reducir la brecha en la balanza de pagos.

Piantini consideró que se justificaría que el país reciba desembolsos en el marco de un acuerdo con el FMI, ya que, además de 200 millones de dólares  que se le pagarán este año al organismo internacional, en el año 2009 también se le pagará una suma similar.

 Consideró que sería una “barbaridad” que el país se someta un acuerdo sin recibir financiamiento en momentos en que  tiene un déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos superior al 8% del Producto Interno Bruto.

Consideró que la situación sería más injusto si se toma en cuenta, que como resultado de la actual crisis financiera internacional,   los bancos “no están poniendo plata y las inversiones privadas se están mermando tanto por el elemento riego con recursos propio,  como también porque  no encuentran fuentes de financiamiento”.

Dijo que en la actual coyuntura procede que el país recurra al financiamiento multilateral.

Las claves

1.  Déficit

Con un déficit en cuenta corriente superior al 8% del PIB, se requiere del apoyo financiero multilateral.

2.  Reprogramación

Para la reprogramación de la deuda externa, los hacedores oficiales y privados, también exigirían que el Fondo Monetario Internacional  haga su aporte financiero, lo cual no sería posible con un acuerdo de vigilancia, plantea el economista Luis Manuel Piantini.