RD es de los países que más sufre efectos cambio climático

RD es de los países que más sufre efectos cambio climático

El doctor Orlando Jorge Mera, autor de este artículo, es el Ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Rumbo a COP26.

Orlando Jorge Mera
Especial para Hoy


República Dominicana, como pequeño estado insular, se encuentra en la primera línea de impacto por los efectos del cambio climático. Somos una nación que emite, comparativamente, menos CO2 que muchos otros países, pero somos de los que más sufrimos y sufriremos sus consecuencias. Los incendios forestales, la desertificación, la erosión de las costas y el sargazo que invade las playas son evidencia clara del impacto del cambio climático en el país.

El informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), publicado recientemente, pone el dedo sobre la llaga al afirmar que “el uso humano afecta directamente a más del 70% de la superficie terrestre global libre de hielo”. Por lo tanto, es el ser humano el principal responsable de los cambios que estamos padeciendo, cuyas consecuencias debemos mitigar a la mayor brevedad posible.

Por lo anterior, en un paso lleno de convicción, hemos asumido el liderazgo regional para impulsar una agenda inclusiva e integral en los foros internacionales. Hemos sido parte de 18 actividades internacionales, como el Foro de Ministros de América Latina y el Caribe; y el Diálogo Medioambiental Iberoamericano de la Secretaría General Iberoamericana, en ruta hacia la XXVI Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (“COP26), a ser celebrada en Glasgow, Escocia, hasta donde llegaremos con la delegación que contará con el liderazgo del presidente Luis Abinader.

Algas de Sargazo

La urgencia de la era económica post-Covid19, vinculada a la agenda verde, es imprescindible para garantizar la vida más allá de las actuales generaciones. Consumir los recursos naturales y destruir los ecosistemas en nombre del crecimiento ya no es una opción. De ahí la importancia de establecer como pilar de toda acción el Objetivo 13 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas: Acción por el Clima, un llamado a canalizar fondos económicos con “el fin de abordar las necesidades de los países en desarrollo- como el nuestro- en cuanto a adaptación al cambio climático e inversión en el desarrollo bajo en carbono”.

La pandemia del Covid 19 ha sido un punto de partida para la reflexión acerca del reordenamiento de prioridades debido a los cambios que ha provocado en los sistemas productivos, de comercio y, por ende, en las condiciones en que viven los habitantes de todo el planeta. En el país la responsabilidad de la administración de la Ley 64-00 sobre medio ambiente y recursos naturales es cada vez más relevante.


La nación depende de la conservación y uso sostenible de su capital natural para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y enfrentar el desafío real del cambio climático.

En octubre del 2020, el presidente Abinader anunció la intención de que el país gradualmente alcance la neutralidad de carbono al 2050, mientras que en diciembre del mismo año presentamos una nueva “Contribución Nacionalmente Determinada” o NDC, más ambiciosa, es decir, reducir un 27% las emisiones de CO2 al 2030, y donde se establece una hoja de ruta para reducir significativamente, principalmente en los sectores eléctrico y transporte, así como de la agricultura, bosques y cambio de uso de suelo, que nos encamine hacia la neutralidad.

En cuanto a las emisiones asociadas con el sector agroforestal y uso de suelo, estamos consolidando el Programa de Reducción de Emisiones Producto de la Deforestación y la Degradación De Bosques, o REDD+, para crear un instrumento económico que incentive la protección de nuestras áreas de vocación boscosa.

Estamos trabajando también en la protección de nuestras áreas protegidas para asegurar su función de captura de carbono y de producción de agua, pero también enfrentando los ilícitos ambientales que las afectan. También, estamos en conversaciones con la “Iniciativa Carbono Azul” y trabajando con nuestros aliados internacionales en diversos programas de impacto en el país.

Para todo esto, continuaremos impulsando por un mayor financiamiento climático proveniente de los países desarrollados y que se cumpla la meta de movilización de 100 mil millones que se planteó en el Acuerdo de París. Los países vulnerables como el nuestro no pueden emprender la tarea titánica hacia la neutralidad de carbono sin la colaboración de la comunidad internacional.

Desde el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, hemos trabajado arduamente en jornadas de restauración ecológica y reforestación. Hoy, tenemos el 42% de cobertura forestal en el país, y hemos diversificado las jornadas de plantación a mangles en las costas, reforestación de árboles de protección en la frontera y restauración ecológica en las principales cuencas hidrográficas del país, junto a las comunidades. En 2022, se marcará el antes y el después.

En términos globales, República Dominicana necesita invertir más de 8,500 millones de dólares para adaptarnos de manera total al cambio climático, cifra que está contenida en la NDC-RD 2020, ya mencionada. El país y sus instituciones competentes hemos hecho nuestra tarea.

Durante la COP26 se reunirán líderes mundiales, organizaciones de la sociedad civil, sector privado y los mejores expertos para negociar el futuro del planeta. De allí deberán desprenderse acciones a favor del clima que sean contundentes, coherentes, pero sobre todo inmediatas y que tengan un impacto importante, ya que no contamos con tiempo de espera.

En el 2020, Latinoamérica y el Caribe fueron testigos de una temporada ciclónica que rompió récords históricos e incluyó una actividad en la formación de ciclones por encima de lo normal, causando importantes pérdidas y daños, tanto materiales como humanas. Como país insular con condiciones geográficas y sociales que nos ponen en alta vulnerabilidad, la República Dominicana hace un llamado a todos los países a que trabajemos de forma urgente para revertir esta realidad.

El primer ministro del Reino Unido ha dicho que COP26 representa «un punto de inflexión para la humanidad”, la última esperanza real para frenar y enfrentar el calentamiento global. El Papa Francisco lo ha reiterado: “El cambio climático requiere rápido consenso”. Para nosotros, esta conferencia es trascendental y determinante, para restaurar a nuestra querida República Dominicana y que sea resistente, respetuosa del medio ambiente, y con desarrollo sostenible, ahora y siempre.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas