RD ocupa el lugar 78 de 141 países en Informe Competitividad Global

5D_Economía_10_3,p01

República Dominicana se ubica en el puesto 78 de 141 países evaluados, aumentando cuatro posiciones con respecto a los resultados del año anterior, según el Informe Competitividad Global 2019 que fue lanzado ayer en Ginebra, Suiza. En el mismo, Singapure es la economía más competitiva de los 141 países evaluados.
El informe señala que en el funcionamiento del mercado de trabajo, República Dominicana se posiciona como uno de los líderes latinoamericanos, además de presentar ventajas relativas a la región en temas como la estabilidad macroeconómica, el funcionamiento del mercado financiero y de bienes, y el dinamismo empresarial.

Sin embargo, enfrenta retos considerables para aprovechar el potencial de la cuarta revolución industrial. Dentro de las áreas más críticas se encuentra la institucionalidad por la falta de seguridad, el impacto del crimen organizado, alta tasa de homicidios, así como la baja credibilidad en la Policía, además de las percepciones de corrupción y la carga regulatoria que enfrenta las empresas.
En el tema de mercado de productos, las mayores barreras están en la poca eficiencia del proceso de aduanas, las barreras no arancelarias y los aranceles, así como los efectos de impuestos/ subsidios en competencia. Otro de los puntos críticos es la capacidad de innovar debido al poco reconocimiento de publicaciones científicas y reputación de centros de investigación y poca sofisticación de los compradores.

Para Ronald Arce, investigador del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS), República Dominicana ha mantenido una mejora continua en la competitividad, sin embargo, en los próximos años enfrentará importantes desafíos relacionados con la cuarta revolución industrial que requiere de capital humano preparado para adoptar y aprovechar la tecnología.

La cuarta revolución industrial creará nuevas relaciones entre los seres humanos y la tecnología, lo que incide en la forma en que trabajamos, vivimos e interactuamos.
Esta revolución tiene el potencial de que los países salten etapas del desarrollo, pero también hace menos conocida la ruta.
La capacidad de aprovechar las oportunidades de la cuarta revolución industrial requiere contar con las “viejas” condiciones de desarrollo: institucionalidad, infraestructura y habilidades.

Este estudio, realizado con el apoyo del CLACDS de INCAE Business School, socio regional del Foro Económico Mundial desde 1996, hace un análisis del conjunto de instituciones, políticas, y factores que determinan el nivel de productividad de una economía. El CLACDS contribuye desde 1996 en la elaboración de este documento ya que es socio regional del Foro Económico Mundial.