RD prefiere los vehículos grandes

http://hoy.com.do/image/article/339/460x390/0/7BE863D9-923B-4D88-91A4-6D4DDF55E380.jpeg

El precio del petróleo y sus derivados sube con mucha más rapidez que la conciencia de los dominicanos sobre la necesidad de ahorrar.

Y es que, a pesar de lo duro que ha pegado la crisis petrolera al país y especialmente al presupuesto de la clase media criolla que se moviliza por sus propios medios, todavía predomina la venta de vehículos grandes, de gran consumo, y la mayoría de los compradores ignora a los  de bajo consumo.

Directivos de la Asociación de Concesionarios de Fabricantes de Vehículos (ACOFAVE) lo confirman: “el alza en los combustibles no ha incrementado la demanda de carros económicos”. Enrique Fernández, director ejecutivo de la entidad, afirma que la mayor demanda, cerca del 89%, se centra  aún en vehículos grandes, de gran consumo.

Esto ocurre a pesar de que todos los concesionarios tienen en oferta una variada gama de  vehículos nuevos, de buena calidad, bajo precio y alto rendimiento del combustible. La mayoría, sostiene, prefiere adquirir el grande, si es todo terreno, mejor,  aunque sea viejo, requiera de más reposiciones de piezas, contamine más y consuma mucho más combustible.

Tampoco ha importado a los consumidores, el incremento sustancial en el precio interno de los combustibles, que ha colocado la gasolina a seis dólares el galón, es decir, más cara que en los Estados Unidos.

“Yo he tenido clientes que compran una jipeta de 70 mil dólares, y salen directo a un taller a ponerle un sistema de gas, y luego exigen el mantenimiento que incluye la garantía, y tenemos que recordarle que los motores de esos vehículos están hechos para operar con gasolina o gasoil”, explica uno de los directivos de ACOFAVE, durante un encuentro con la prensa en el que participaron, además de Enrique Fernández, Enrique Dalet, Maribel Bellapart, Mario Saviñón. Fernando Lama,  y Gilberto Marión Landais.

Estimular el cambio
Para los miembros de ACOFAVE existe mucha posibilidad de que en unos meses la gente comience a despertar, y cambie la tendencia hacia los vehículos de menos consumo de combustible.

Para ello es necesario que las autoridades estimulen a los consumidores, con medidas que premien a quienes opten por ellos.

Esto podría hacerse rebajando los aranceles a estos carros, o con alguna otra disposición. También con  penalización a la importación de vehículos usados, ya que, no ha estado cumpliendo la ley limita a cinco años la edad de los que pueden ingresar al país. Un cálculo extra oficial citado por ellos indica que en los primeros cinco meses del año, el 75% de las unidades importadas, sobrepasaba la edad permitida. Contribuye el que  como resultado de la crisis del petróleo en Estados Unidos se ha generado un inventario muy alto de vehículos usados de alto consumo que están siendo sustituidos por los consumidores por vehículos de mayor rendimiento.