RD se debería estar preparando
para TLC con EEUU

POR ALEIDA PLASENCIA
El secretario de Industria y Comercio declaró que en vez de estar discutiendo sobre el Tratado de Libre Comercio (TLC) que firmó el país con los Estados Unidos, “lo que deberíamos estar haciendo ya”, es debatiendo con relación a las medidas internas que debe tomar la República Dominicana a fin de prepararse para ese acuerdo.

El licenciado José Francisco Javier García dijo estar convencido de que es imposible que la industria local pueda acceder “a ese acuerdo tan importante, sin que internamente se tomen las medidas de lugar”.

Sin esas medidas, el TLC con Estados Unidos materialmente resultaría perjudicial para la economía dominicana, entiende.

Al pronunciar un discurso ante directivos de la Asociación de Industrias de la República (AIRD) y funcionarios del gobierno, durante un almuerzo convocado por el sector industrial para reiterar la necesidad de establecer reglas que le permitan al país competir dentro del marco de la apertura, Javier García recordó que el TLC con los Estados Unidos es una realidad.

Favoreció que se produzcan los ajustes necesarios para que el sector industrial dominicano pueda competir, por lo menos, a un nivel parecido a los centroamericanos.

“Actualmente, y los números al respecto son contundentes, hay una desproporción que tiene que ver con las facilidades que ellos (los centroamericanos) tienen, frente a los industriales de República Dominicana”, dijo.

El secretario de Industria y Comercio, al iniciar su discurso, resaltó que el hecho de que tres funcionarios del sector oficial (él, Danilo Medina y Temístocles Montás) participaran en el conversatorio con la AIRD para tratar el tema en cuestión, da una idea clara de la importancia que el gobierno le da a la industria.

Dijo que el encuentro en cuestión no debe ser una reunión de representantes del Gobierno con el sector industrial, sino “la primera reunión del gobierno con el sector industrial y que a partir de aquí se realice un ciclo de reuniones donde nosotros podamos ir colocando en blanco y negro las propuestas que se han ido haciendo”.

Aclaró que cuando se refiere al término “blanco y negro”, quiere decir, determinar cuáles son las cosas que el gobierno puede aplicar de inmediato, cuáles a mediano plazo y cuáles en el largo plazo.

García aludió a las medidas que habría que tomar para poner el país en condiciones de competir en el marco de la apertura comercial, como plantean los industriales.

En ese sentido, dijo que hay que empezar ya a tomar una serie de medidas “para irnos preparando para mejorar los niveles de competitividad del sector industrial de la República Dominicana”.

Javier García hizo referencia también a la existencia del Consejo Nacional de Zonas Francas (CNZF), el cual es presidido por el representante de la Secretaría a su cargo y a que todas las políticas proyectadas a implementar sobre zona franca, son discutidas en el seno de este organismo.

Sostuvo que las medidas que salen de este consejo, relativas al desarrollo de las zonas francas, son de consenso, producidas en el seno de esa entidad.

“Y el secretario de Industria y Comercio trabaja y empuja hacia adelante las decisiones que acuerda el CNZF”, añadió.

Lamentablemente no existe, dijo, una institución similar para el desarrollo industrial, presidido por el secretario de Industria y Comercio de turno, para que todas las políticas en materia de incentivos industriales se discutan en el seno de ese organismo.

Según García, las decisiones a ese respecto serían asumidas por el secretario de Industria y Comercio.

En referencia al mismo punto, dijo que por lo regular, en los gobiernos hay dos líneas: la de los impositivistas y la de los promotores de la inversión.

“Pero los promotores de la inversión van de la mano con los funcionarios del Gobierno”, sostuvo.

En calidad de secretario de Industria y Comercio, él (Javier García) dijo estar dispuesto a promover el sector industrial del país, a fin de que éste pueda tener las mejores condiciones para su desarrollo.

Consideró que el secretario de Industria y Comercio debe ser el interlocutor natural de la AIRD y se mostró dispuesto a serlo, siempre que se lo soliciten.