Realizan cirugía pionera

POR ODALIS MEJIA
Médicos de la clínica Corazones Unidos realizaron por primera vez en el país una cirugía que corrigió tres afecciones internas del corazón, lo que según el doctor Luis Cuello Mainardi, director del centro, demuestra que la República Dominicana cuenta con capacidad para realizar todo tipo de procedimientos cardiovasculares que se practican en el extranjero.

Cuello Mainardi y el doctor Reynaldo Vargas, jefe de Cirugía Cardiovascualar de ese centro, afirmaron que se trató de un “caso sin precedentes” en el país.

La cirugía le fue practicada a un paciente de 60 años y consistió en una reevasculación miocárdica con by-pass coronario, restauración de la anatomía interna cardíaca y reparación con anillo de la válvula cardíaca mitral, o sea, tres cirugías en una.

Según Cuello Mainadi y Vargas, Corazones Unidos es el único centro en el país que ha realizado este tipo de cirugía. Previo a este caso se habían atendido unos siete  cuadros clínicos similares, pero sin rotura de la válvula mitral.

Dijeron que sólo falta realizar trasplantes de corazón para que el país cuente con una capacidad médica y tecnológica que abarque todas las cardiopatías, ante lo cual se prepara la plataforma científica necesaria para iniciar ese tipo de procedimientos en el país.

“Este caso prueba al país una cosa: que estamos capacitados para hacer todo lo que se hace fuera de aquí, nada más falta el trasplante para lo cual se están preparando algunos ajustes”, indicó Mainardi.

HISTORIA CLINICA

Según explicó el doctor Vargas, el paciente intervenido sufrió un infarto cardíaco y al tercer día sufrió una rotura de la pared interna del corazón, lo que produjo una situación de extrema gravedad. También se lesionó la válvula mitral lo que junto a la rotura de la pared le produjo un fallo cardíaco dramático.

Dijo que las estadísticas indican que el 50 por ciento de los pacientes que sufren este tipo de lesión muere al instante,  y un 25 % fallece en las dos próximas dos semanas, y los pocos que quedan vivos fallecen si no operados en los 30 días siguientes porque se inundan los pulmones  de sangre.

“La cirugía que se hace es de rescate porque prácticamente es un cadáver que vamos a operar, a parte de esto hay que significar que la capacidad de trabajo del corazón disminuye inmediatamente a un 30 por ciento o menos”, explicó.

Estos casos tienen una alta tasa de mortalidad y representa entre el dos por ciento de los infartos. La rotura de la pared interna del corazón junto a la rotura aórtica constituye las dos catástrofes más dramáticas de la cardiocirugía y cardiología, según afirmó.

Vargas agregó que el  paciente se  encuentra estable, en un proceso de fortalecimiento y cicatrización del tejido dañado hasta tanto se pueda realizar  la reparación de la anatomía interna del corazón.

El procedimiento fue realizado por un equipo de cuatro cirujanos cardiovasculares, intensivistas, anestesiólogos  y otros especialistas.