Rebeldes armados controlan paso de haitianos hacia la RD

http://hoy.com.do/image/article/19/460x390/0/34EFD604-B7F8-45EC-82F0-6431711998FE.jpeg

DAJABON. Las ventas disminuyeron en un 80% y los comerciantes dominicanos dijeron haber tenido pérdidas millonarias, como consecuencias de las restricciones impuestas por los rebeldes haitianos que controlaban el paso de sus súbditos hacia el mercado bilateral que opera dos veces por semana en esta ciudad.

El mercado se desarrolló en medio de extremas medidas de seguridad y en el mismo particioparon cientos de haitianos que previamente eran obligados a pagar un peaje a los rebeldes que dominan Juana Méndez, en la parte norte de Haití.

En Juana Méndez, los rebeldes armados golpearon a varios haitianos y mantuvieron en calidad de detenidos a unas 40 personas en las instalaciones de la oficina aduanal.

Rafael Fernández, vendedor de tayotas procedentes de Jarabacoa, informó que por la falta de compradores sus pérdidas fueron cuantiosas y que no sacaría ni el costo del transporte de su mercancía y mucho menos el salario de las personas que laboran con él.

Francisco Domínguez informó que de un camión repleto de huevos solo vendió algunos huacales, porque muchos haitianos no lograron cruzar el puente.

Cientos de haitianos que no tenían dinero para pagar el peaje que les exigían los rebeldes se lanzaron al río Masacre y llegaron hasta las orillas del lado dominicano, donde pudieron comprar víveres, azúcar, aceite comestible, hielo, pollos congelados, pastas alimenticias y otros alimentos.

Pasadas las tres de la tarde de ayer, los rebeldes dejaron pasar varios camiones al mercado, pero ya eran pocos los compradores dominicanos, pues se habían retirado ante la tensa situación que se vivió ayer aquí.

El gobernador provincial, Caciano Lora, lamentó que más del 80 por ciento de los alimentos que llevaron los comerciantes dominicanos al mercado no hayan podido ser adquiridos por los haitianos.

Muchos haitianos fueron obligados por los rebeldes a lanzar sus compras desde el puente para buscarlos después en la parte inferior o en medio del río, que todavía se cruza a pié.

“El pasado viernes nos desenvolvimos con mucha tranquilidad y millares de haitianos compraron sin problemas, pero hoy todo ha sido distinto”, comentó el gobernador Lora.

Dijo esperar que para el próximo viernes no se presente la misma situación.

Entretanto, las autoridades militares han reforzado la vigilancia, luego que el pasado fin de semana diez dominicanos, entre ellos dos mujeres, fueran secuestrados para pedir la devolución de un haitiano detenido para ser investigado con relación al asesinato de dos militares dominicanos.

Entretanto, el secretario de las Fuerzas Armadas, teniente general José Miguel Soto Jiménez, restó importancia a la exhibición de armas que hicieran rebeldes haitianos en las inmediaciones del río Masacre, en Dajabón, que impidieron que haitianos vinieran al país a participar del mercado de los lunes.

Dijo que en el lado dominicano no se ha producido ningún incidente, debido a que el Ejército Nacional mantiene el control en la zona fronteriza.

Por otro lado, el cónsul dominicano en Juana Méndez, Víctor Cuevas, confirmó que esa sede consular se vió precisada a cerrar sus puertas temporalmente hasta que la situación política haitiana se normalice.

“Mientras tanto, nos hemos trasladado a las oficinas aduanales de Dajabón desde donde atendemos los casos de emergencia, porque los visados también se han reducido significativamente”, expresó Cuevas.

Dijo que aunque el consulado está cerrado, se mantiene operando en esta ciudad de 9 de la mañana hasta tres de la tarde.

“Cuando las nuevas autoridades nos garanticen seguridad para la delegación, entonces retornaremos a Juana Méndez”, explicó.

El cónsul haitiano en esta localidad, Jean Beatiste Bien amient, ha abandonado prácticamente la sede consular y se rumora que en los próximos días abandonará el consulado de su país.

Los rebeldes haitianos estarían exigiendo la devolución del funcionario diplomático, tras acusarlo de ser uno de los colaboradores muy estrechos del depuesto presidente Jean Bertrand Aristide.

Se recuerda que la vivienda del cónsul haitiano en Juana Méndez fue saqueada y quemada por los rebeldes.