Rebeldes asumen derribo de helicóptero en la capital siria

DAMASCO. AFP. Los rebeldes sirios reivindicaron ayer el derribo de un helicóptero en Damasco en venganza por la masacre en la vecina localidad de Daraya, condenada por la comunidad internacional.  

Al día siguiente de que el presidente sirio Bashar al Asad prometiera derrotar a la rebelión “a cualquier precio”, el mandatario francés François Hollande le avisó de que el uso de armas químicas “sería para la comunidad internacional una causa legítima de intervención directa”, en sintonía con su homólogo norteamericano Barack Obama.   Hollande confirmó que Francia está trabajando con sus socios en la posible creación de zonas desmilitarizadas en Siria, una idea promovida por Turquía.  

El mandatario francés animó de nuevo a la oposición siria a “constituir un gobierno provisional, inclusivo y representativo”, que París reconocerá rápidamente, prometió.   Al hilo de esto, y mostrando más cautela, el Departamento de Estado norteamericano llamó a la oposición siria a organizarse y entenderse mejor antes de empezar a formar un gobierno provisional.   “Lo primero que tienen que hacer (los opositores) es acordar cómo debería ser una transición” política, dijo la portavoz Victoria Nuland. 

 320 cadáveres.- En Daraya, 7 km al sur de Damasco, fueron hallados 14 cadáveres más, indicó el OSDH.   El domingo, los rebeldes anunciaron que habían descubierto al menos 320 cuerpos, entre ellos los de 15 mujeres y 14 niños, víctimas de la ofensiva del ejército en los últimos días.