RECETAS PARA QUE LOS JÓVENES SUPEREN LA ADVERSIDAD

Entrevista sobre infertilidad a la señora Rosa Mejía, durante una visita a la redacci+n del periódico Hoy. Foto/ Napoleón Marte 10/09/2019
Entrevista sobre infertilidad a la señora Rosa Mejía, durante una visita a la redacci+n del periódico Hoy. Foto/ Napoleón Marte 10/09/2019

La adversidad no es solo patrimonio de los mayores. Hay jóvenes a quienes la vida les pone un día ante retos difíciles. Tal es el caso de Rosa Mejía, quien en ocho años se práctico doce fertilizaciones in vitro sin éxito; perdió nueve embarazos y finalmente cuando logró quedar embarazada de gemelas, tuvo que enfrentar la muerte de estas a los tres días de nacidas.
Pero la joven tomó sus peores tiempos como un impulso de superación. “No importa que difícil te pueda parecer la vida o que circunstancias puedas tener o vivir, siempre puedes conseguir que ese proceso se convierta en una transformación en sí mismo que te ayude”, dice.
Y es que según explica, en su caso después de haber vivido muchas situaciones traumáticas, dolor físico y emocional, pudo reencontrarse con ella y es ahí donde se dio la transformación.
“La educación emocional permite afrontar situaciones traumáticas”, dice Mejía, que asegura que el sufrimiento es vital para superar los procesos desafortunados.
Asegura que luego de haber vivido todas esas situaciones y gracias a su inquebrantable fe en Dios, decidió salir del pantano, “ocurrió una gran transformación en mi vida, porque entendí que yo tengo el activo más importante, que es la vida y que podía salir adelante”.
Resiliencia. Tras entender que ya había agotado sin éxito todos los recursos posible para realizar el sueño de ser madre, se enfocó en construir una vida nueva, inició proyectos profesionales y decidió usar sus vivencias para ayudar a otras personas a superar las inevitables adversidades de la vida.
“En eso consiste la resiliencia: primero en entender que habrán acontecimientos dolorosos y que debemos seguir adelante. Por eso me estoy dedicando a contar mi historia y demostrar que nada nos define y que podemos renacer”, cuenta.
Ser víctima no es una opción. Rosa Mejía es mercadóloga de profesión, pero en esa búsqueda de cambiar el por qué, por el para qué se entrenó como life coach integral, en el año 2015 en Miami, Florida.
Y desde entonces ayuda a otros a salir del círculo vicioso de ser víctimas, “hay que evitar caer en la actitud de victimización y dejar de justificar los fracasos, porque por más oscuro que sea el túnel habrá una luz al final”, explica.
En plan perfecto. La life coach, aseguró que es un gran error pensar que porque algo que se desee, no salga bien; no salga como se ha planeado, toda la vida se va a derrumbar, “siempre habrá la oportunidad de relanzar la vida y enfocarnos en otras cosas para mejorar nuestras vidas”.
Importancia del autoconocimiento. Explica Rosa Mejía, que desde su experiencia la clave de una vida plena es el autoconocimiento y la transformación personal, esa que se logra a través de cultivar un estado de reconocimiento que te permite definir lo que mereces y de lo que eres capaz, gracias al ser poderosísimo que vive en cada persona.
“Todos poseemos un potencial dentro, somos una fuente inagotable de poder, capaz de lograr cada cosa que deseamos, somos individuos integrales llenos de fuerza, luz, capacidad y propósito”, dice.