Rechaza prohibición extracción de agregados y tala árboles

Marcelino Vargas

El presidente del Patronato Nacional de Ganaderos, Marcelino Vargas, expresó su desacuerdo con que se prohíba de manera definitiva la extracción de agregados de los ríos y aprovechamiento de árboles maderables, porque se paralizaría el sector construcción, incluyendo obras de infraestructuras gubernamentales.

Consideró que lo más conveniente sería el que se regule esas extracciones y talas de bosques maderables para evitar depredaciones que dañen los recursos naturales y el medio ambiente.

Vargas explicó que esa recomendación la hizo por escrito al Ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Bautista Rojas Gómez, en el que le plantea que dicha disposición prohibitiva no se sostendría en el tiempo, porque paralizaría el sector construcción, uno de los principales soportes de la economía del país.
“Nosotros en el Patronato Nacional de Ganaderos, apoyamos que se regule la extracción de materiales de construcción y la tala de árboles maderables, porque destruiría las cuencas de los ríos y las áreas boscosas, pero no que se prohíba al resultar insostenible en el tiempo y paralizaría la construcción en el país”, enfatizó el dirigente del Patronato Nacional de Ganaderos.

Dijo además que algunas empresas cuentan con permisos para el aprovechamiento de agregados de construcción, así como empresas madereras que fomentan el cultivo de árboles con esos fines, actividades que son reguladas por el Ministerio de Medio Ambiente y la Dirección General de Forestal.

En contra de la prohibición a la extracción de agregados de las márgenes de ríos y arroyos, se habrían pronunciado representantes de entidades comunitarias de la provincia San José de Ocoa, que han advertido que de mantenerse la disposición de Medio Ambiente, los trabajos de construcción de la importante carretera de Rancho Arriba a Piedra Blanca, serían paralizados por falta esos materiales. La prohibición se produjo ante la sequía y las protestas por los daños ocasionados al medioambiente