Rechazan empresarios no presentaran
reforma fiscal

POR ALEIDA PLASENCIA
Las asociaciones, Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE) y de Empresas Industriales de Herrera (AEIH) rechazaron el planteamiento del director de Aduanas, Miguel Cocco, de que los empresarios fueron incapaces de presentar propuestas integrales para la última reforma tributaria.

En declaraciones escritas, ANJE afirma que, por el contrario, sectores del empresariado fueron portadores, en dicha reforma, de una sugerencia avanzada que no fue tomada en cuenta por el gobierno en su totalidad.

Recuerda que esta entidad (ANJE) presentó una propuesta integral de reforma fiscal en los aprestos de su aprobación por el Congreso Nacional y que participó de los debates y las vistas públicas.

A su vez, la AEIH, en declaraciones también escritas, señala que lo que pasó fue que el gobierno desoyó las sugerencias más avanzadas, y finalmente terminó reestructurando el sistema impositivo por la vía más fácil.

ANJE y la AEIH se refieren a declaraciones ofrecidas por el licenciado Cocco el pasado jueves, ante la membresía de la Cámara Americana de Comercio.

Ernesto Vilalta, presidente de la AEIH, señala que, en consecuencia, la última reforma fiscal terminó colocando la carga impositiva de un solo lado, sobre los sectores que siempre pagan, “con la secuela de sacar del mercado a los agentes económicos que cumplen la ley, mientras se incentiva a los evasores de impuestos”.

ANJE, por su lado, dice que aún después de haber sido aprobada la reforma fiscal de 2004, esta entidad empresarial (ANJE) siguió insistiendo en la necesidad de cambios para un sistema impositivo moderno, eficiente y equitativo, y que ha sido un tema número uno en su agenda de discusión, para el que sigue estando presta a colaborar en todo momento.

Asimismo, ANJE considera que, en lugar de hacer responsable al sector privado de la no implementación adecuada de las reformas, las autoridades deben dirigir sus esfuerzos en encontrar la unidad de criterios de sus fuerzas vivas para la solución de sus problemas más apremiantes.

“No necesariamente los cambios en las presiones tributarias implican una mejoría en el gasto”, enfatiza ANJE e indica que, en ese contexto, se requiere de una reforma fiscal integral que estimule a los contribuyentes a pagar.

Reitera que el país necesita una nueva reforma fiscal de carácter integral, en vista de que la que fue aprobada en octubre de 2004 tuvo como único objetivo aumentar la carga impositiva a los que siempre pagan, sin tomar en cuenta propuestas de acciones encaminadas a modernizar y transparentar el sistema impositivo de la nación.

Igualmente, reitera la necesidad de abrir la discusión a una nueva reforma fiscal que contemple la eliminación de la comisión cambiaria, la disminución de las exenciones al ITBIS y de algunos incentivos fiscales.

Vilalta, por su lado, recuerda que la AEIH, a través de la Federación de Asociaciones Industriales (FAI), presentó al gobierno una opción de reforma, elaborada conjuntamente por el Centro de Investigación Económica para el Caribe (CIECA), el Centro de Estudios Sociales Padre Juan Montalvo y el sector industrial organizado.

“Sin embargo, desde la esfera oficial la propuesta fue completamente ignorada”, sostiene.

Agrega que la propuesta de reforma fiscal concebida en el seno de los sectores que integran la FAI estaba dirigida a establecer -más que simples cambios tributarios- una reforma equitativa que contribuyera con la recuperación económica del país y que, en consecuencia, el gasto social se incrementara en términos cualitativos y cuantitativos.

Expone que la reforma a la que aspiraba la AEIH estaba basada en principios constitucionales y en la doctrina tributaria y no centrada en solucionar primordialmente problemas financieros coyunturales del Estado.

Apunta que está en disposición de mostrar al director de Aduanas toda la documentación que indica que el sector hizo una sugerencia de reforma integral con puntualizaciones muy claras sobre los diferentes aspectos tributarios para que en el proceso no se produjeran “exclusiones graciosas”.