Reclama gobierno Bush mejor trato para RD

POR MARIO MENDEZ
El congresista estadounidense Charles Rangel afirmó que con su decisión de excluir a la República Dominicana del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Centroamérica, la administración del presidente George W. Bush está utilizando tácticas de fuerza que no se usarían en disputas similares con otros socios comerciales. Su declaración se produce a propósito de una carta en la cual Robert Zoellick, presidente del Comité de Finanzas del Senado y representante comercial de los Estados Unidos, informa al senador Chuck Grassley que su país gestiona un tratado de libre comercio con Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, excluyendo a la República Dominicana.

Rangel, miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, afirmó que de esa manera la administración Bush está tratando de forzar su voluntad sobre una nación soberana.

“Esa no es la vía justa y moral que un líder mundial debe utilizar con un país amigo”, expresó Rangel en un comunicado.

Dijo que la República Dominicana podría no ser grande, pero que su relación económica con los Estados Unidos es muy importante y debería ser cuidada.

“En su lugar, la administración norteamericana ha decidido abusar y como resultado, un acuerdo comercial que promete mayores oportunidades económicas para los ciudadanos de ambas naciones, ha sido desnaturalizado”, expresó.

“La Administración del presidente Bush me ha informado que ya no tiene la intención de seguir apoyando el Acuerdo de Libre Comercio con la República Dominicana. Las débiles excusas de la Administración para tomar esta decisión se deben al impuesto dominicano a las bebidas que tienen alto contenido de fructuosa de “syrop” de maíz, explicó el congresista.

Sostuvo que “si la administración del Presidente Bush piensa que el impuesto de la República Dominicana es inconsistente con los compromisos internacionales de comercio, entonces el remedio no es dejarlo fuera de un tratado de comercio”.

“Por el contrario, se debe buscar una solución en la Organización Mundial de Comercio (OMC) donde ambos, los Estados Unidos y la República Dominicana, son miembros”, agregó.

Dijo que eso fue lo que hizo Estados Unidos en un caso que involucró a México.

“En ese entonces no se buscó que se rechazara el NAFTA y se utilizo el órgano de resolución de conflictos que es la OMC”, recordó.

Sin embargo, señaló que con la República Dominicana, la administración del presidente Bush ha escogido simplemente decir “olvídenlo”.

Explicó que la República Dominicana ha colocado ese impuesto que la administración Bush esta objetando, debido a que los Estados Unidos en sus negociaciones con la República Dominicana le negó acceso de mercado a un sector clave de exportación de la economía de la República Dominicana, mientras le otorgaba a los países de Centroamérica un mayor acceso en ese mismo producto.

En su carta a Grassley, Zoellick afirma que el gobierno de Estados Unidos continúa trabajando con la República Dominicana en lo referernte al impuesto al sirope de maíz, “de una manera que permita al país formar parte del acuerdo comercial, pero agrega que “nos preparamos para la posibilidad de seguir adelante para implementar el acuerdo solamente con Centroamérica”.