Reclaman reorientar modelo económico

http://hoy.com.do/image/article/671/460x390/0/F35ED111-8881-4C16-A49E-06A7B5020C11.jpeg

La  Cuarta Convención Empresarial concluyó ayer y en su declaración final reclamó  una reorientación del modelo económico del país para hacer la economía más competitiva y más inclusiva. Expresa que al país “no le queda otro camino que reinventar la manera de recaudar y gastar del Estado dominicano a través de una reforma fiscal integral”. “Ha llegado el momento de mejorar la calidad del gasto, atacar la evasión, ampliar la base de contribuyentes y reducir  la informalidad. Serán decisiones difíciles, pero no hay marcha atrás”. 

Al concluir ayer, la  Cuarta Convención Empresarial emitió una declaración en el área económica que plantea  una reorientación del modelo económico del país para hacer la economía más competitiva y más inclusiva.

También demandó  la realización de un esfuerzo fundamental de mejoramiento de la calidad y de la credibilidad de las cuentas nacionales, así como de las estadísticas fiscales y sociales.

También apoyó  el consenso para la adopción de una reforma fiscal integral, que garantice a los sectores productivos competir en igualdad de condiciones frente a sus competidores regionales y a nivel mundial; que equilibre la carga tributaria entre los sectores formal e informal para eliminar la deslealtad tributaria como forma de competencia; disminuya la evasión; amplíe y universalice la base de los contribuyentes; elimine impuestos distorsionantes, tales como el 1.5% de anticipo del ISR y el 1% a los activos; no introduzca ni mantenga costos al aparato productivo que afecten su competitividad;  y cambie el método de recaudación de los impuestos de lo devengado a lo percibido.

La declaración en el área económica, leída por Rafael Blanco Canto, también, abogó por el  el incremento del gasto fiscal en las funciones de impacto social, sobre todo en educación, salud y seguridad social, así como en la dotación de una infraestructura de calidad.

Advirtió  la necesidad de estimular el ahorro interno y moderar el consumo de bienes, sobre todo importados, para poder hacer un esfuerzo de capitalización y transformación de la economía, basado en la expansión de los sectores expuestos a la competencia internacional.

Declaró  la urgencia de contar con una intermediación financiera sin trabas regulatorias y fiscales, que permita que fluya el crédito hacia el aparato productivo. Asimismo, de que los recursos de los fondos de pensiones se orienten al financiamiento de proyectos productivos de larga maduración y se diversifique su destino.

Reconoció  la no sostenibilidad de la carga del déficit externo en cuenta corriente y la necesidad de que sea revertido.

Plantéo demandar la adecuación del Código de Trabajo, con el fin de fomentar el empleo formal, eliminar la duplicidad entre la cesantía laboral y el pago por concepto de pensiones, y combatir el abuso de abogados inescrupulosos en contra de las empresas.

Exigió la libre contratación del transporte de carga y de pasajeros, y emprender acciones inmediatas contra las prácticas monopólicas que ejercen sindicatos del transporte.

Exigió la transparencia en el mercado de los precios de los combustibles, incluyendo la publicación de las fórmulas tarifarias, la clarificación de subsidios y exoneraciones.

La declaración en el área institucional, leída por Liga Bonetti de Valiente, planteó la alta preocupación del sector empresarial  por la débil situación institucional de la República Dominicana, “la cual nos ha colocado en el plano internacional como  uno de los 35 países con  peor clima de negocios, según evaluaciones recientes, y alertamos sobre los efectos negativos de esta delicada situación en nuestros niveles de competitividad, atendiendo a los altos costos que esto supone para el aparato productivo nacional y para las inversiones”.

Dijo que  si bien se necesita la aprobación de importantes leyes, lo prioritario en el corto plazo es promover y a asegurar el cumplimiento irrestricto de la Constitución y las leyes vigentes, “y nos comprometemos, como sector, a articular mecanismos institucionales y observatorios que vigilen los niveles de cumplimiento del ordenamiento jurídico, principalmente de aquellas leyes que promueven la transparencia”.

Por último, la declaración de la convención en el área social, leída por Lina García, apoyó el cumplimiento de los fondos establecidos por ley para la educación y establecer políticas en materia educativa que no varíen según los gobiernos de turno y garanticen la continuidad de programas y acciones.

También abogó porque las entidades y los actores del sistema dominicano de seguridad social cumplan con la Ley No. 87-01, especialmente en los aspectos relativos a la universalidad del sistema y el primer nivel de atención.

El discurso central del acto de  clausura de la convención fue pronunciado por el presidente del Conep, Manuel Díez Cabral.

Las claves

Equilibrar carga

La Cuarta Convención Empresarial organizada por el Conep abogó porque se logre equilibrar  la carga tributaria entre los sectores formal e informal para eliminar la deslealtad tributaria como forma de competencia; disminuya la evasión; amplíe y universalice la base de los contribuyentes; elimine impuestos distorsionantes, tales como el 1.5% de anticipo del ISR y el 1% a los activos; no introduzca ni mantenga costos al aparato productivo que afecten su competitividad.