Reclaman solución necesidades prioritarias

http://hoy.com.do/image/article/303/460x390/0/D3996975-1764-494F-8E7A-0A38BE7471A5.jpeg

POR FREDDY DE LEON BELLO
MONTE PLATA.-
La falta de agua, empleos, los prolongados apagones, el aumento de la delincuencia y la paralización de obras prioritarias son los principales problemas que afectan a los municipios de la provincia, a pesar de las promesas formuladas por las diferentes autoridades.

Asimismo, el mal estado de los caminos vecinales y las carreteras que comunica a varias comunidades entre la que se encuentra la vía que comunica a Don Juan con Cevicos.

Durante el transcurso de los últimos años, la mayoría de los habitantes de esta provincia, transitan por las calles, caminos y callejones, cabizbajos, como pajarillos acosados por su depredador, palpitándoles sus corazones extraordinariamente acelerados y dentro un inmenso mar de desesperanzas y frustración, debido al abandono a que ha sido sometida ésta demarcación del Este del país, por todos los gobiernos.

Los habitantes de esta provincia no creen en promesas de los políticos, quienes en campaña prometen mejores condiciones de vida para los comunitarios y al llegar a las posiciones se olvidan. Aseguran que Monte Plata, de continuar así no tiene futuro, ya que contrario a otras provincias del país, sus autoridades resuelven los problemas.

“Estamos pasando hambre, no hay nada y las autoridades ni siquiera cumplen con los problemas esenciales”, Paulina Pier, en Las Taranas, de Sabana Grande de Boyá.

Uno de los principales problemas de la provincia de Monte Plata, lo constituye el precario servicio de agua potable. En los cinco municipios, con sus respectivos distritos municipales, Gonzalo, Chirino, Boyá y Los Botados, los moradores se quejan por el deficiente servicio de agua para el consumo humano.

En el municipio de Yamasá, el más habitado de la provincia, fundado a principio del siglo XIX, por María Matilde Estévez, ferviente creyente en la fe cristiana, hay sectores que no reciben agua potable, y en el distrito municipal de Los Botados, la situación es peor, ya que desde hace 20 años, se inició el acueducto, pero las tuberías se dañaron al ser abandonadas.

Alrededor de 10,000 habitantes se ven precisados a satisfacer las necesidades, cargando latas a la cabeza, procedentes de los manantiales y los ríos, exponiéndose a contraer enfermedades por la contaminación.

Los comunitarios de Los Botados han reclamado al Instituto Nacional de Aguas Potables Alcantarillados reiniciar los trabajos de construcción del acueducto.

“Con razón uno se indigna y a veces se siente frustrado con lo que está pasando en la provincia Monte Plata”, expresa el Julio Nin, dirigente comunitario de Los Botados.

En Yamasá el problema de agua lo genera la insuficiencia del acueducto, ya que fue construido en año 1979, en el gobierno de Don Antonio Guzmán Fernández, cuando la zona urbana a penas era habitada por unas 10,000 personas.

Similar situación, se registra en Peralvillo, Sabana Grande de Boyá, Bayaguana y Monte Plata, este último municipio cabecera de provincia.

Los prolongados apagones y los bajos y altos voltajes, son parte de la difícil situación que mantienen en un estado de angustia a los habitantes de esta provincia, especialmente en el municipio de Yamasá, donde decenas de personas perdieron la vida electrocutadas.

Los delincuentes aprovechan los cortes energéticos para cometer tropelías, en los barrios marginales.

En sectores como La Cloaca, Vietnam y Colombia del municipio de Monte Plata, la delincuencia ha crecido en los últimos años.

Igual situación ha ocurrido en El Mulo, Los Coquitos y Las Acacias de Yamasá, donde se ha denunciado que se fabrican armas denominadas chilenas y que se trafica con drogas.

El cura párroco de esta ciudad, Jesús Castro Marte, clama por una solución a los problemas que padecen la comunidad incluyendo la delincuencia.

Otro problema es la paralización de varias obras importantes para el desarrollo de estas poblaciones, entre los que se encuentran el liceo Eusebio Manzueta, de Yamasá, la escuela Fernando Arturo de Meriño, de Monte Plata.

El mal estado en que se encuentran los tramos carreteros, Sierra de Agua, Los Hidalgos y el que enlaza a Don Juan con Cevicos, así como algunas calles de la población.