Reclamos por vicios y defectos de construcción son recurrentes en Proconsumidor

Proconsumidor. El Nacional/ Justo Macarallo. 24.06.2009

De cada diez reclamaciones que llegan a Instituto de Protección de los Derechos del Consumidor (Proconsumidor), dos provienen del sector inmobiliario, según  la encargada del Departamento de Conciliación de esa institución, Erika Marte Tejada.

Entrevistada por Ramón Jorge, asistente de la Unidad de Justicia Inmobiliaria del Observatorio Judicial Dominicano de la Fundación Global, Democracia y Desarrollo (Funglode), Marte Tejada, explicó que de enero 2012 a agosto 2013 se conocieron 319 reclamaciones inmobiliarias, de las cuales 212 correspondieron a incumplimiento de los proveedores en el ámbito de los proyectos inmobiliarios.

En ese mismo tenor, resaltó que la tasa de solución de las controversias relacionadas con este tipo de proyectos fue de 64.8 % para el período enero 2012-agosto 2013, de las cuales, el 56 % se produjo por acuerdo amistoso entre las partes.

Informó que los reclamos inmobiliarios se han reducido en lo que va de año, en relación con el 2012, lo que atribuye a la baja en la compra de inmuebles.

Al referirse a los reclamos que llegan a Proconsumidor entre condóminos y la administración, puntualizó que la Ley No. 358-05 no presenta un campo muy amplio para tipificar ese tipo de infracción porque actualmente en el ordenamiento jurídico dominicano no existe una institución que realice el trabajo de conciliación.

“No existe un centro de mediación para el área inmobiliaria. Las personas tienen que iniciar un proceso judicial en el Tribunal de Tierras cuando tienen una situación con su compañía administradora del inmueble”, explicó.

Marte Tejada señaló que el motivo más recurrente en las denuncias por controversias en el ámbito inmobiliario que llegan a Proconsumidor, hacen referencia a vicios y defectos en la construcción y a la publicidad de detalles materiales que al final no resultan.

“Eso nosotros lo calificamos como incumplimiento de contrato, porque generalmente se estipula en el contrato. Recomendamos a las personas que conserven sus brochures cuando vayan a reclamar por publicidad”, sostuvo.