Recomendó a Mejía la cancelación de Quirino

POR TANIA HIDALGO
El ex secretario de las Fuerzas Armadas, José Miguel Soto Jiménez, dijo ayer que  recomendó al ex presidente Hipólito Mejía que cancelara al entonces teniente del Ejército, Quirino Ernesto Paulino Castillo, y que el ex mandatario la retuvo para profundizar las investigaciones sobre el enriquecimiento ilícito del militar.

La audiencia que se inició a las dos de la tarde terminó después de las ocho de la noche de ayer. El general retirado Soto Jiménez ofreció la información al rendir testimonio en el juicio contra el doctor Marino Vinicio (Vincho) Castillo Rodríguez, acusado de difamar al senador Hernani Salazar Simó, de Duarte, en la Quinta Cámara Penal del Distrito Nacional, presidida por la jueza Esther Agelán Casasnovas.

Soto Jiménez dijo que siendo secretario de las Fuerzas Armadas un oficial le informó que Paulino Castillo tenía un helicóptero y propiedades que no podría justificar con el sueldo de RD$7,000 mensuales.

Indicó que el 4 de enero del 2004, tras una investigación, le comunicó la situación al ex presidente Mejía, y que el mandatario le dijo: “pero yo conozco a esa persona como productor de leche y sorgo y no como militar”.

De inmediato, indicó Soto Jiménez, el ex mandatario le aseguró que iba a profundizar las investigaciones con la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) y  el Departamento Nacional de Investigaciones (DNI) “y ustedes se quedan hasta ahí”.

El testimonio de Soto Jiménez contradice al que ofreció el pasado sábado el ex presidente Mejía en el juicio al doctor Castillo Rodríguez, de que conoció a Paulino Castillo, en Elías Piña, cuando habría acudido a darle las gracias por aportar más de RD$2 millones para construir una escuela.

Soto Jiménez indicó que  eso no significa que entre Mejía y Paulino Castillo existiera una amistad.

Sostuvo que no puede decir si hubo encubrimiento de parte del ex mandatario en el caso de Paulino Castillo, ya que éste le manifestó que iba a profundizar las investigaciones.

Dijo que la orden de cancelación hubo que recogerla porque cometió el desliz de adelantarse a tramitarla antes de informar al mandatario. Indicó que Paulino Castillo fue luego ascendido a capitán el 25 de julio del 2004.

Manifestó que al parecer por las múltiples ocupaciones de un presidente, Mejía no se acordó de su recomendación, por lo que el caso quedó “traspapelado”.

“El presidente muy poca veces desestimó una recomendación hecha por mi. Él (Quirino), se quedó en el Ejército, eso no me sorprendió porque usted sabe cómo se arma un caso de drogas, que es juntando evidencias y hay casos que duran diez años dándole seguimiento a determinada cosa, entonces mi convicción es que ese  seguimiento iba a conducir a la cancelación. Eso era lo que yo pensaba”, dijo Soto Jiménez.

Explicó que el caso Paulino Castillo no es único, ya que en su gestión se llegó a cancelar a más de 50 o 60 oficiales y alistados por tener algún grado de conexión con las drogas o con otros delitos.

Dijo que cuando se enteró del caso de Paulino Castillo se lo comunicó además a Furcy Castellano, entonces director del J-2, el servicio de inteligencia de las Fuerzas Armadas, así como al doctor Castillo Rodríguez.

Explicó que Paulino Castillo ingresó al Ejército en tres ocasiones. Primero como raso en la pasada administración del presidente Leonel Fernández y fue dado de baja en agosto del 2000, luego ingresó como sargento en marzo del 2002 y en julio de ese mismo año  fue cancelado. Fue finalmente en septiembre del 2003 que volvió a las filas del Ejército, con el grado de primer teniente recomendado junto a un grupo de siete oficiales, por sus respectivos jefes de Estado Mayor. El entonces presidente Mejía, “sin individualizar al señor Paulino Castillo en ningún momento lo reintegró”, dijo Soto Jiménez.

“En el caso de este grupo de oficiales, y debe estar documentado en la secretaria de las Fuerzas Armadas, me comunicó (Hipólito Mejía), que no le obstruyera la facultad de los jefes de Estados Mayor en sus recomendaciones”, dijo Soto Jiménez.

Sostuvo que a su entender la investigación formal sobre el caso de Paulino Castillo, la “originamos nosotros”, en razón de la coincidencia de fechas.

Explicó que cuando recomendó la cancelación, Paulino Castillo no tenía ningún tipo registros sobre delito alguno o actividad ilícita.

Dijo que siempre fue opuesto a los reingresos, por lo que hizo la recomendación al ex presidente Mejía de que se depuraran todos los reingresos, lo cual fue acogido de buena voluntad por el ex jefe de Estado.

La jueza de la Quinta Sala Penal del Distrito Nacional aplazó para mañana el conocimiento del juicio que por presunta difamación e injuria se le sigue al doctor Castillo Rodríguez, aplazando anoche a las 8:40.

SE NEGÓ

El mayor general retirado Virgilio Sierra Pérez, ex jefe de la Fuerza Aérea Dominicana (FAD), se negó a contestar las preguntas formuladas por el Juárez Castillo Semán, defensor del doctor Castillo Rodríguez.

Al ex militar se le formularon más de 25 preguntas y se limitó responder que “no tengo nada que aportar a este proceso penal privado”.

Ante la negativa de Sierra Pérez, el doctor Castillo Rodríguez se levantó de su asiento y le preguntó a Sierra Pérez que si había sido interrogado en la fiscalía, a lo que éste respondió afirmativamente.

Luego Castillo Rodríguez le preguntó sobre su relación con Paulino Castillo desde que eran niños y el ex oficial respondió que nada respondería porque se trata de un proceso de “penal privado”.

Explicó entonces a Sierra Pérez que el término legal adecuado es un “proceso de acción penal privado”, a lo que el interrogado respondió que no es un experto en asuntos jurídicos, por lo que no maneja todos los términos jurídicos.

Durante el desarrollo de los interrogatorios en ocasiones la jueza llamó la atención de los doctores Castillo Semán y Castillo Rodríguez para que sus preguntas se circunscribieran en torno al caso. 

A la salida del tribunal, tras su testimonio, Sierra Pérez dijo a los periodistas que se negó a declarar en el tribunal porque Castillo Rodríguez posee documentos que fueron aportados por el fiscal José Manuel Hernández Peguero en los cuales se hacen constar las repuestas a cada una de las que le preguntas formuladas en la fiscalía.

El proceso se inició a las 2:30 de la tarde con la presentación de documentos de prueba, vídeos, recortes de periódicos, fotografías y cartas oficiales. En el proceso faltan por interrogar ocho de los catorce testigos a descargo.

El abogado del senador Salazar Simó, el doctor Jorge Luis Polanco Rodríguez, presentó entre otras pruebas, una carta dirigida al fiscal en la que muestra la disposición de su representado a ser interrogado, declaraciones del senador Tonty Rutinel, donde pide la destitución de su cliente, así como una comunicación oficial del Senado que establece que fue escogido mediante una terna realizada el 3 de agosto del 2004.

De inmediato, Castillo Rodríguez dijo que debatiría las pruebas, lo que provocó la intervención de la jueza, quien advirtió de que la medida dilataría el proceso.  

Asimismo, la defensa de Castillo Rodríguez cuestionó que se quiera descalificar la petición del fiscal del Distrito Nacional, Hernández Peguero, de que se interrogue al Salazar Simó.

Destacaron que ya en el juicio se está comenzando a hablar de pruebas, luego del encargado de negocios José Ramón López Reyes (Niño López), haber declarado sobre un cheque en blanco firmado por él y que habría sido llenado por RD$2 millones, sin saber el destino que su patrón  el senador Salazar Simó le dio al mismo.

Dijeron que es de ahora en adelante cuando se le complicara la situación al querellante Salazar Simó, del que dijeron ha sido hundido por López Reyes.

Aseguraron que el cheque era para la compra del helicóptero, el cual le va a salir ahora en cien millones.

ALTERAN ABOGADO      

En la audiencia, el abogado Jorge Luis Polanco, representante de Salazar Simó, se alteró en el tribunal cuando se refería a la supuesta evidencia sobre la compra y venta del helicóptero modelo Colibrí que tienen los defensores de Castillo Rodríguez hasta el punto de que se pensó que irrumpiría en llanto ante “la infamia de la maquinaria de los Castillo”.

La alteración del abogado atrajo la atención del público en la sala. Polanco luego pidió excusas a la jueza Agelán Casasnovas.

En tanto, el doctor Juárez Castillo Semán dijo que está convencido de que cualquier asociación con el empresario Bladimir García Jiménez implica también una relación en el ex capitán Paulino Castillo, perspectiva ésta en la que concentró sus esfuerzos la defensa de Castillo Rodríguez.

“Es que Bladimir y Quirino están sentados en el mismo banquillo de acusados por narcotráfico y lavado en Nueva York. Si le probamos una relación con Quirino, haber dicho que era amigo de Bladimir es un cumplido, es un piropo, porque ser cómplice de Quirino es peor”, expresó Castillo Semán a los periodistas sobre su persistencia en establecer la relación Hernani -Bladimir- Quirino.